Cómo crear tu propio huerto urbano sin morir en el intento

No importa si tienes jardín, un pequeño terreno o cuentas con un balcón o pequeña terraza. Si quieres crear tu propio huerto urbano, puedes aprovechar hasta el más mínimo espacio para cultivar tus propios alimentos.

Cómo crear tu propio huerto urbano sin morir en el intento

No hay nada más gratificante que preparar tu propia ensalada con tus tomates y lechugas, pero para ello son necesarios algunos puntos clave y cuidados. Para empezar, es importante tener material de jardinería, que si bien es cierto no necesariamente tiene que ser extenso, si debe contar con algunos útiles básicos. En este punto no hay demasiado problema, pues siempre podemos aprovechar promociones como las ofertas en Leroy Merlin. Además, al margen de estas herramientas, también debemos marcar una lista de tareas básicas.

Escoger el mejor lugar

Evidentemente, no será lo mismo contar con una gran terraza que con un pequeño balcón. Aún así, incluso en el balcón más pequeño seguro que identificamos un rincón en el que tengamos más sol durante el día. En caso de tener una terraza grande, escoge también la parte en la recaiga el sol al menos 6 horas al día.

Fíjate en el tipo de cultivo

Además de las horas de sol, cuando escogemos el tipo de siembra debemos pensar en muchos aspectos. Por ejemplo, tenemos que saber qué tipo de clima tenemos y cuánto tiempo vamos a invertir en el huerto.

Escoge el tipo de siembra

En el tipo de siembra hay variedad dependiendo de nuestro espacio. Es perfectamente posible tener un huerto urbano compuesto de pequeñas macetas. Si contamos con más espacio, podemos usar bancales, que son estructuras mucho más grandes.

Sea como sea, las macetas siempre deberán tener agujeros debajo para el drenaje. Además, también hay que fijarse en la profundidad de las raíces; y es que es recomendable que los recipientes en los que vamos a sembrar cuenten con un mínimo de 15 cm de profundidad.

Preparar la tierra para la siembra

Una de las claves de un buen huerto es que la tierra esté bien nutrida. Es esencial que la tierra cuente con abono o compost. Debe, además, contar con una capa de 2 a 10 cm de alto.

No te olvides de remover la tierra para que pueda oxigenarse y ablandarse. Cuando la tierra está muy compacta los productos no crecen en condiciones óptimas.

Sembrado correcto

Al sembrar, la profundidad de la semilla no deberá ser de mas de 2 a 3 veces su diámetro. Asimismo, si sembramos varios cultivos en una misma maceta, recuerda que entre cada semilla debe haber una distancia considerable para que puedan tener suficiente agua y nutrientes.

Regar las plantas

El riego es también muy importante para que las plantas crezcan. No obstante, hay cultivos que necesitan menos que otros. Ante todo, infórmate bien de cuáles son los cuidados de las especies que estás plantando e intenta ser siempre cuidadoso y constante con el horario de riego.

El fertilizante

Aunque no es imprescindible, los fertilizantes pueden ayudar a que las plantas de tu huerto crezcan mucho más sanas y fuertes. Estos fertilizantes contienen los nutrientes esenciales para su crecimiento, como nitrógeno, potasio o fósforo.

Cómo crear tu propio huerto urbano sin morir en el intento

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba