¿Por qué las flores tienen diferentes colores?: estas son las causas

¿Te has preguntado alguna vez que es lo que hace que existan flores de diferentes colores? ¿Por que no son todas blancas, o rosas? Bueno, si quieres descubrir la respuesta, no dejes de leer la nota a continuación

¿Por qué las flores tienen distintos colores

Las flores tienen diferentes colores por varias causas, entre ellas, la gran mayoría de origen biológico, se encuentran los pigmentos vegetales, la absorción de luz ultravioleta y el ciclo de crecimiento. Uno de los beneficios de que una flor tenga un color determinado es que crean en los insectos un efecto llamada para la búsqueda de polen.

Pero otra de las razones principales por la que las flores cambian de color es bastante compleja y se encuentra debajo de la superficie de las hojas y los pétalos. El color variable que una persona percibe de las diferentes flores también puede deberse al reflejo de la luz de varios pigmentos de la planta.

¿Qué son los pigmentos de las flores?

Los pigmentos son moléculas que absorben selectivamente algunas longitudes de onda de luz para reflejar los colores.

Mientras que el color producido en algunas especies proviene de un solo pigmento, la mayoría resulta de una mezcla de estos. En términos generales, las flores estructuralmente simples suelen mostrar un solo color, mientras que las flores que tienen un mayor grado de complejidad estructural presentan más combinaciones de colores.

La familia más abundante de pigmentos causantes de la coloración de las flores son los flavonoides, de los cuales se derivan las antocianinas y las antoxantinas: las flores de color rojo se originan a partir de antocianinas. Las flores amarillas y algunas blancas, como los narcisos, por ejemplo, obtienen su color de las antoxantinas.

Flavonoides: los pigmentos de las flores más comunes

Los flavonoides no solo se encuentran en los tejidos de las flores. Estos pigmentos solubles en agua se dispersan por toda la savia celular y, junto con los carotenoides, crean el color típico otoñal, a medida que las hojas pierden su verde característico de la clorofila.

Los flavonoides también son dinámicos. La intensidad y el matiz del color de la flor pueden cambiar dependiendo de otros factores como la temperatura, la acidez y la actividad metabólica.

Otra familia importante de pigmentos de color son los carotenoides. Estos pigmentos se localizan dentro de estructuras celulares llamadas plástidos y producen colores amarillos y naranjas muy llamativos, como los de los girasoles.

Los carotenoides también funcionan como pigmentos complementarios que ayudan en la fotosíntesis y a proteger las células vegetales del daño causado por la luz.

Otros pigmentos florales muy comunes son los taninos, que dan lugar a los tonos marrones y negros, la clorofila y las betalaínas: estas últimas se encuentran en un número limitado de especie de plantas, principalmente en los cactus y familias relacionadas, y producen una variedad de colores; por su parte, la clorofila, el pigmento verde omnipresente en las hojas de las plantas y la principal protagonista en la fotosíntesis, también puede hacer que una flor adquiera el color verde.

La luz: un aspecto fundamental que determina el color de muchas flores

flores de colores diferentes

El color de una flor suele ser más intenso cuando el polen está listo para ser liberado. Sin embargo, las moléculas de los pigmentos tienen una vida útil muy corta y, después de la fertilización, o simplemente debido al envejecimiento, comienzan a descomponerse. A medida que se acumulan las moléculas degradadas, el color de la flor se desvanece.

Al igual que sucede con los pájaros, algunas flores también deben su apariencia a la coloración estructural. Mientras que algunas flores de pétalos blancos adquieren su color de los pigmentos, los pétalos de color blanco puro de la mayoría de las flores, como los nenúfares, en realidad son acromáticos, pero parecen blancos debido a los espacios de aire entremezclados dentro del tejido de sus pétalos.

Estos espacios reflectan todas las longitudes de onda visibles de la luz, lo que hace que los pétalos se vean de color blanco brillante.

Otro ejemplo es el de la flor del ranúnculo. El color amarillo y altamente reflectante de esta especie se debe a una interacción de la luz con tres capas de tejido diferentes dentro de sus pétalos.

Los pigmentos y la estructura son las principales fuentes del color de las flores, pero las formas en que las plantas combinan estos elementos y responden a factores ambientales como el sol, el suelo, la lluvia y el viento son realmente complejas.

Aunque los procesos de coloración son complejos de entender, la producción de color en las flores sigue siendo un aspecto mágico de la biología vegetal y un factor estético agradable a la vista del ojo humano.

¿Por qué las flores tienen distintos colores?

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba