Tratar el agua de riego para tus plantas

Aprende a tratar el agua de riego para darle a tus plantas el agua mas sana y pura

Si dudas tratar el agua de riego es un tema muy recurrente entre los jardineros novatos o los que simplemente amamos y cuidamos plantas.

Si aún no lo has leído, la mejor agua para cualquiera de tus plantas es el agua de lluvia, en el mismo momento en que cae del cielo, justo en ese instante es un agua sin ningún tipo de contaminación ni agregado mineral, es neutra y pura.

Pero obviamente, no tenemos una nube a nuestra disposición para “exprimirla” cada vez que necesitemos regar nuestras plantas o nuestra huerta. Por eso, la idea siempre será intentar tratar el agua de riego de la mejor forma que podamos para que se asemeje, lo mas posible, al agua de lluvia.


Formas de tratar el agua de riego

 

ablandar el agua

ABLANDAR EL AGUA (DESCALCIFICAR y DESCLORIFICAR):

Cuando no tenemos mas alternativa que utilizar el agua del grifo, que si bien es potable a veces vaya que se pasan con los agregados, deberemos en la medida de lo posible, descalcificarla, es decir, reducir sus niveles de cal y también de flúor y cloro, todos elementos que a largo plazo, terminan alcalinizando y creando depósitos de sal en el sustrato. A este tipo de agua se le llaman “aguas duras” y nuestra labor será “ablandarla”.
Para ello podemos utilizar algunas técnicas caseras:

  • Una de las clásicas mas conocidas es agregar, por cada 10 litro de agua, el zumo de medio limón o unas gotas de vinagre.
  • Otra opción es dejarla reposar durante 24 horas antes de usarla, esto hará que por un lado, la cal se deposite en el fondo, y por el otro, que tanto el flúor como el cloro se evaporen.
  • Un truco mas es hacer una especie de “saquito de turba”, se trata de envolver medio kilo de turba seca en una tela y sellarla bien de modo que la turba no se escape. Luego lo colocas en el cubo de agua y lo dejas sumergido por varias horas, la turba tiene la propiedad de absorber la cal.

equipos-de-ósmosis-inversa

POTABILIZAR EL AGUA:

Dependiendo del tipo de riego y la fuente de agua que utilices, es probable que tengas que potabilizar el agua de riego, ¿por qué? Veamos un ejemplo para que podamos entenderlo mejor.

Supongamos que tienes una huerta o un jardín bastante grande y has instalado un sistema de riego por goteo, pero la fuente de la que extraes el agua es de un arroyo cercano, pues bien, esa agua trae consigo algas, bacterias, huevos de peces y otros elementos orgánicos que, a la larga, arruinaran tu sistema de riego y que incluso, pueden contaminar el sustrato en el que están tus vegetales o plantas.

En este caso suelen recomendar tener en medio una cisterna en la que acumular el agua y allí, potabilizarla, y aunque suene a laboratorio, en realidad podríamos hacerlo nosotros mismos utilizando unos kits de potabilización que contienen clorito sodico al 25% (NaClo2) y un activador de ácido clorhídrico al 4 % (HCL), juntos producen un biocida: dióxido de cloro, que se ha utilizado por siglos para la desinfección de aguas no tratadas.  Según he leído este tipo de kits convierte el agua en apta para el consumo humano y animal.

A mi modo de ver si utilizamos este método de potabilización del agua, deberíamos combinarlo con algún otro que nos permita dejar reposar el agua durante al menos un día de tal modo que el cloro generado se evapore lo más posible.

equipos-de-ósmosis-inversa

USAR EQUIPOS DE ÓSMOSIS INVERSA:

Son equipos dotados de filtros que básicamente atrapan una gran cantidad de elementos nocivos en el agua y la purifican, convirtiéndola casi, casi, en agua destilada.

Un agua osmotizada. prácticamente no contiene casi ningún mineral y logran un pH de 7, es decir, neutro, con lo cual no necesitaremos realizar procedimientos extras como el agregado de vinagre o el reposo durante todo un día.

Dependiendo del modelo y la calidad del equipo de ósmosis inversa, se obtendrá un agua más o menos purificada y, por lo tanto, un agua de mayor o de menor calidad. Pero siempre será mucho mejor esta agua que la que sale directamente del grifo o de la que se puede conseguir en pozos, ríos y demás.

Y tú, ¿Cómo riegas tus plantas?

 

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Pin It on Pinterest