Entendiendo los tipos de poda de árboles y arbustos

Existen diferentes tipos de poda para diferentes tipos de objetivos, hablamos sobre ello y aprendemos.

De formación, fructificación, mantenimiento o rejuvenecimiento, los diferentes tipos de poda son una operación necesaria para la estética y la buena salud de los árboles y arbustos.

Para llevarla a cabo de la mejor manera posible, es necesario conocer el período de poda de cada especie, algunos principios básicos y disponer de las herramientas adecuadas (puedes conocer y adquirir todo tipo de sierras en este portal web).


¿Por qué podar árboles y arbustos?

Los árboles y los arbustos cumplen diferentes funciones en un jardín: estética, sombreado, vallado de setos, frutales, etc. La poda se adapta en consecuencia.
Por otro lado, la poda es beneficiosa para las plantas. Con esta acción, contribuimos a la eliminación de ramas innecesarias, que quitan el vigor de la planta a medida que se desarrolla.

Otra ventaja de la poda es que da forma a las plantas desde la plantación hasta la edad adulta: es lo que llamamos poda de formación. Para los árboles frutales, esto favorece además la fructificación.
Sin embargo, en algunos casos, la poda se limita a equilibrar el árbol o el arbusto: es el caso de algunas especies que no toleran muchos cortes, como el nogal o la aucuba japonica.

El equipo adecuado


Para podar bien, es necesario conocer algunos principios básicos, tener las herramientas apropiadas y usar equipo de protección personal.

Herramientas necesarias y opcionales

  • Tijeras de podar (de una y dos manos)
  • Sierras manuales
  • Recortador de setos
  • Tijeras de pértiga y/o Podadora Telescópica
  • Motosierra

Equipo de protección personal

  • Guantes de protección
  • Calzado de seguridad
  • Casco protector
  • Gafas de seguridad
  • Ropa adecuada con protección extra (si se usa la motosierra)

Puede que no necesites todo lo que hay en estas listas, tanto las herramientas como el equipo de protección personal debe adaptarse a cada actividad.


Tipos de Poda de árboles y arbustos ornamentales

Los árboles y arbustos ornamentales, como su nombre lo indica, tienen una función esencialmente decorativa. Son apreciados por su follaje, floración o corteza.

Cada especie tiene sus propias características relacionadas con el período de floración, la rusticidad (es decir, la resistencia al frío), el desarrollo y los requisitos de poda. Este último aspecto depende generalmente del desarrollo enérgico y rápido de la planta: es el caso del elaeagnus o del pyracantha, que requieren por lo menos dos podas por año.

En general, la poda siempre se realiza después de la floración. Sin embargo, hay que tener cuidado con algunas especies de climas templados que necesitan ser podadas al final del invierno o a principios de la primavera, teniendo cuidado de evitar los períodos de heladas o de frío extremo.

Que es y para qué sirve la Poda de formación


La poda de formación tiene como objetivo dar forma a la planta desde el momento en que se planta, ya sea en macetas o en el suelo. Es particularmente adecuada para árboles frutales o de sombra como las moreras. En este caso concreto, el principio es favorecer las ramas horizontales en detrimento de las verticales, que se eliminan regularmente. La forma deseada usualmente es la forma de paraguas, con un diámetro suficiente para asegurar un buen cono de sombra.

Otro ejemplo de poda de formación es la que se hace en los bonsáis, que se prolonga durante toda la vida del árbol, o la relacionada con el arte de los topiarios o los árboles niwaki donde, dando forma a los árboles y arbustos, se da rienda suelta a la creatividad.

…Y la Poda de mantenimiento?


poda de mantenimientpoLa poda de mantenimiento, a diferencia de la poda de formación, se lleva a cabo en plantas ya desarrolladas, es decir, que han alcanzado la forma y el tamaño deseados. Se lleva a cabo en plantas individuales o setos y consiste principalmente en preservar la forma eliminando los brotes del año anterior.

Para la mayoría de los arbustos, esta poda se realiza generalmente en primavera u otoño, dependiendo de la floración y la rusticidad de las plantas, de todos modos, es mejor averiguar qué períodos de poda son adecuados para cada especie. Normalmente se puede podar en verano, teniendo cuidado de evitar los períodos de sequía o de calor intenso.

En cambio, en el caso de los árboles, la poda de mantenimiento se realiza generalmente en invierno durante el período de descanso de la vegetación.

Para que se hace la Poda de Rejuvenecimiento


A diferencia de la poda de mantenimiento, la poda de rejuvenecimiento, también conocida como poda de pie, tiene por objeto eliminar las ramas viejas de la base para fomentar el rebrote de nuevas ramas.

En los arbustos, es mejor realizar este corte cada tres años.
La operación es relativamente simple: consiste en identificar las ramas más antiguas y luego cortarlas con tijeras o una sierra para madera.

 

Notas Relacionadas

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba