¿Por qué es importante podar las plantas leñosas (ornamentales y frutales)?

¿Sabes cuales son las verdades causas de la importancia de la poda? Sigue leyendo

No es necesario ser un profesional para cuidar y podar plantas leñosas o árboles frutales y ornamentales. Y es importante que te animes y trates de aprender si tienes muchas plantas leñosas en casa.

A continuación, vamos a comentar porque es tan importante realizar tareas de poda en nuestras plantas leñosas o en nuestros árboles frutales, no hablaremos de las técnicas en sí, pero presentamos algunas de las explicaciones y los consejos más importantes en esta imprescindible tarea

¿Por qué es importante podar?


Desde hace cientos de años se sabe que la poda regular de un árbol frutal es esencial para una cosecha abundante y un excelente crecimiento de la planta. Y no solo los cítricos aparecen en este grupo, la poda del olivo por ejemplo, es una de las tareas que más determinan cómo será la cosecha de este importante cultivo europeo.

El objetivo principal que se debe lograr con la poda es regular la actividad vegetativa de acuerdo con la producción en plantas frutales, o el valor estético-funcional (ornamental) en las plantas ornamentales.

Entre las razones generales que encontramos de por qué es importante podar las plantas leñosas y más aún los frutales, destacan esta:

  • La corona recibirá más luz y la fruta sabrá mejor.
  • El árbol estará más oxigenado, el follaje estará más seco y el riesgo de enfermedades por hongos será menor.
  • Las partes leñosas más viejas serán removidas para hacer espacio a las nuevas.
  • El cultivo y el cuidado de la planta será más fácil.
  • Los árboles serán más robustos y vitales, con ramas más resistentes a la intemperie.
  • Favorece la longevidad de la planta;
  • Mantiene el hábito de crecimiento elegido tanto como sea posible (natural u obligatorio);
  • Resuelve problemas de estabilidad, verticalidad y dimensiones;
  • Elimina focos de infección, especialmente hongos.

¿Cuándo es importante la poda?


El período en el que se realiza la poda tiene una influencia significativa en el comportamiento del árbol, ya que causa diferentes reacciones en el crecimiento general, en el desarrollo vegetativo y en la sensibilidad a ataques parásitos particulares.

El período más adecuado para la poda en seco es el del máximo descanso vegetativo del árbol, aproximadamente entre diciembre y marzo, pero debemos aclarar que a veces esta época varía en función del tipo de planta leñosa que estemos podando.

  • Poda de invierno:

la poda de invierno es la más importante, gracias a esta operación los árboles podrán ajustarse para promover un mejor crecimiento.

Se debe evitar la poda durante el período de heladas, para evitar que las plantas sufran y las ramas se arrastren.

El mejor período para la poda es en marzo, antes de la brotación. Pero como dijimos depende de las plantas y a veces, cuando hablamos de frutos, depende del destino del fruto, por ejemplo, la poda de la planta de olivo cambia según se destina su fruto para aceitunas o para aceite de oliva, así se podará en diciembre o en abril respectivamente. Informate más al respecto

calendario de poda de los principales frutales

Poda de verano:

La poda de verano debe realizarse principalmente en las partes germinadas de las plantas que tienen un crecimiento muy exuberante y pocos frutos.

No se recomienda podar antes de agosto porque el árbol aún podría brotar. Esta llamada brotación tardía es perjudicial porque la planta no podría madurar completamente debido a las heladas.

Por ejemplo, se recomienda podar el cerezo inmediatamente después de la cosecha del fruto. El cerezo podado en invierno o primavera se dañará y el fruto será menos sabroso.

¿Qué ramas deben ser podadas?


El principio básico más importante para restaurar el oxígeno y fomentar el crecimiento de nuevos brotes es adelgazar los árboles en las partes más densas de la vegetación eliminando ramas enteras o ramificaciones. A menudo las ramas se podan erróneamente sólo en parte para dar forma al árbol; el resultado es una exagerada brotación ascendente y la falta de frutos (en el caso claro de los árboles frutales).

poda de ramasLas partes más gruesas:

A menudo las ramas crecen gruesas una al lado de la otra y las ramas superiores quitan la luz a las inferiores.

Quitar completamente las ramas inferiores, que ahora están cayendo y secándose, preservando así las ramas superiores.

madera del frutoRenovación de la madera de los frutos:

Los frutos crecen sólo en las llamadas partes de madera con frutos.

Eliminar las partes más secas y débiles de la madera frutal para fomentar el crecimiento de nuevas partes leñosas.

cancer de la cortezaÁrboles con cáncer de corteza:

El cáncer de corteza es una enfermedad terrible para un árbol.

Las partes afectadas deben ser removidas cuidadosamente con una sierra o un cincel. Si se infectan, también se deben remover las ramas.

Proteger las lesiones con una masilla protectora y cicatrizante adecuada para las plantas.

Poda adecuada

La poda creará lesiones y su curación dependerá de la precisión del corte. Los árboles tienen una protección natural en el tronco y las ramas principales que promueve la curación. Para que esto suceda, es necesario podar las ramas cercanas al tronco, usando las herramientas correctas.

Poda de plantas ornamentales

Las plantas ornamentales que no han sido podadas florecerán sólo en la parte superior del arbusto; la parte inferior, por lo tanto, quedará desnuda. Por esta razón, recomendamos la poda cada dos o tres años, quitando las ramas más viejas de la base de la planta. La luz podrá entonces penetrar de nuevo en el arbusto, dando lugar a un nuevo brote.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Pin It on Pinterest