Cuidado de Orquídeas: Consejos prácticos y sencillos

Consejos prácticos que te servirán de guía para el cuidado de orquídeas.

¿Te has comprado o te han regalado una orquídea y no estás segura o seguro de cómo cuidarla? A continuación, veremos algunos consejos prácticos que te servirán de guía para el cuidado de orquídeas.

Las orquídeas son una hermosa adición a tu hogar.
Las orquídeas mariposa (Phalaenopsis) son el tipo más común, ya que prosperan muy en las casas con calefacción central y florecen durante un largo período de tiempo y además, están disponibles en una gama cada vez más amplia de colores.


Tipos de Orquídeas

La popularidad de las orquídeas mariposa ha llevado a que otros tipos de orquídeas estén más fácilmente disponibles en los centros de jardinería, incluyendo los híbridos Dendrobium, Paphiopedilum, Oncidium, Vanda y Cambria. Todos estos son fáciles de cultivar en la mayoría de los hogares, produciendo un impresionante despliegue de flores exóticas.

Pero veamos vagamente cuales son los tipos de orquídeas con las cuales nos podemos encontrar para entenderlas mejor. En general, se clasifican en tres tipos:

  • Epífitas:
    Obtienen los nutrientes de la humedad ambiental y del humus depositado sobre las ramas que habitan. Aquí encontramos precisamente a la Phalaenopsis u orquídea mariposa.
  • Terrestres:
    Crecen con sus raíces dentro de la tierra y obteniendo sus nutrientes del suelo. Un ejemplo es la Paphiopedilum.
  • Semi-terrestres, litófitas: 
    Son un grupo muy reducido. Enraízan sobre piedras recubiertas de musgo, o sobre hojas en descomposición en el suelo. La más conocida es la Laelia.


Consejos para el cuidado de Orquídeas

Evidentemente, cada tipo de orquídea precisa de algunas condiciones específicas para tener éxito en su cultivo, pero en líneas generales, podemos aplicar los cuidados que menciono a continuación para la mayoría de las orquídeas que podemos tener a disposición en las tiendas de jardinería, aunque debo aclarar que esta nota está más enfocada a las orquídeas mariposa.

Cómo regar


El riego excesivo es la forma más común de matar a las orquídeas. Para evitar darle demasiada agua a tu planta, siempre levanta primero la maceta para comprobar si está pesada (riega sólo cuando esté ligera o liviana).

Si tu orquídea mariposa está en una maceta transparente, mira las raíces. No riegues si están verdes, espera hasta que se vean plateadas.
Agrega abono de orquídeas desde la primavera hasta el otoño.

Riego de orquídea Mariposa

Darles la luz correcta


Coloca las orquídeas en un lugar donde reciban luz brillante pero indirecta. Un alféizar con orientación este u oeste es perfecto.

Demasiada luz puede quemar las hojas, causando daños que durarán mucho tiempo. Si tu orquídea se quema por el exceso de luz, no desprendas las hojas dañadas a menos que la planta tenga varias hojas saludables adicionales.

quedadura de las hojas de la orquidea

Aumentar la humedad


La mayoría de las orquídeas de interior provienen de regiones tropicales húmedas, por lo que estas plantas aprecian una atmósfera con buena cantidad de humedad.

En la mayoría de los hogares con calefacción central el aire es seco, así que humedece el follaje cada dos o tres días con agua tibia, pero evita rociar las flores, ya que los pétalos pueden quedar marcados por el agua.

Alternativamente, puedes colocar la maceta sobre una bandeja de grava húmeda.

Humedad orquideas

Fomentar la floración


En el caso de las orquídeas mariposa, una vez que todas las flores hayan caído, corta el tallo justo encima de una articulación visible (nódulo).
Esto puede estimular la producción de otro tallo floral, el cual debes sujetar a un soporte.  Si no aparece ningún brote y el tallo original se torna de color pajizo, entonces retíralo en la base.

La mayoría de las otras orquídeas no florecen dos veces en el mismo tallo, así que corta los tallos usados inmediatamente.

Fomentar la floración de orquídeas

Trasplante


A diferencia de la mayoría de las otras plantas de maceta, las orquídeas no necesitan ser trasplantadas regularmente y a menudo prosperan cuando están unidas a las raíces.

Sin embargo, después de dos o tres años vale la pena sacarlas de sus macetas y quitar la mayor cantidad posible de abono. Vuelve a plantar en la misma maceta con abono de orquídea fresco o elige una maceta un poco más grande si ves que la planta no parece cómoda.

Trasplante de orquídea

Tratar plagas


Las plagas más comunes de las orquídeas son las cochinillas de todos los tipos.

Los signos de infección incluyen pegajosidad en las hojas o en las superficies cercanas, o la presencia de moho negro.

Las cochinillas escamosas pueden encontrarse en las superficies de las hojas (arriba y abajo) y en los tallos de las flores, mientras que las cochinillas algodonosas prefieren las hojas nuevas.

Es fácil eliminar las plagas a mano, usando una esponja humedecida con agua jabonosa para limpiar las hojas. Como alternativa, rocía con un insecticida específico.

orquídea con cochinillas

Lee la etiqueta para el cuidado de orquídeas


Siempre mantén la etiqueta de la planta, ya que los diferentes tipos de orquídeas necesitan un cuidado ligeramente diferente.

Por ejemplo, las vistosas orquídeas Vanda (que a menudo se cultivan en floreros de vidrio sin abono) requieren un régimen de riego específico que consiste en llenar el jarrón con agua todos los días en verano y vaciarlo al cabo de media hora. Las orquídeas Vanda también necesitan sol directo, que quemaría una orquídea mariposa.


 

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba