Conociendo las Orquídeas: cuidados, tipos, origen

Quien quiera recibir cada año su fascinante belleza, deberá conocer las peculiaridades botánicas de las exóticas orquídeas, capaces de adaptarse a varios ambientes. Es importante conocer sobre el cuidado de las orquídeas y en particular, de la especie en la que estamos interesados.

Para poder entender lo que las orquídeas necesitan, es importante entender cuál es su origen, en que lugares crecen y con que temperaturas y humedad, solo así podremos darles las condiciones para que vuelvan a florecer.

Descubre el origen de estas fascinantes flores exóticas y también cuales son los tipos de orquídeas que podemos encontrar. Aprende todo lo que debes saber sobre sus cuidados y ahonda en los consejos que mas te interesen…

¿Dónde crecen las orquídeas?

La familia de las orquidáceas es la más numerosa del reino vegetal.

Se encuentran prácticamente en cualquier lugar del mundo: selvas tropicales pluviales, sabanas y estepas, tierras bajas calurosas y frías regiones montañosas de hasta 5.000 metros de altitud. No obstante, la mayor parte se concentra en zonas tropicales y subtropicales del Oriente asiático, además de Centroamérica y Sudamérica. De estas regiones procede casi todas las que se cultivan como plantas de interior.

Tipos de Orquídeas

Veamos cuales son los tipos de orquídeas con las cuales nos podemos encontrar para entenderlas mejor. En general, se clasifican en tres tipos:

Epífitas:

La mayoría de las variedades de orquídea crecen en su hábitat natural como epifitas en horquillas de las ramas y copas, ya que de este modo están más cerca de la luz que en las tierras sombrías de la selva tropical.

Sin embargo, no son plantas parásitos, puesto que no extraen de sus anfitriones agua ni nutrientes. Su principal fuente nutritiva es la humedad ambiental, que asimilan directamente con sus raíces especiales, además de la fina capa de humus existente sobre las ramas y la corteza.

Debido a esta manera epífita de desarrollarse, también pueden producir fotosíntesis a través de sus raíces.

En este grupo, encontramos a la Phalaenopsis u orquídea mariposa.

Terrestres:

También existen muchas enraizadas en la tierra, como por ejemplo las Paphiopedilum, conocidas como “orquídeas terrestres”.
Crecen con sus raíces dentro de la tierra y obtienen sus nutrientes del suelo.

Semi-terrestres o litófitas: 

Es un grupo pequeño. Enraízan sobre piedras recubiertas de musgo, o sobre hojas en descomposición en el suelo. Las representantes más famosas de este grupo, conocidas también como “litófitas”, son algunas de las Laelia.


Aquí tienes todas las fichas de cuidados que he escrito sobre orquídeas. Utiliza el buscador para encontrar una rápidamente.

Orquídeas cuidados y consejos para su cultivo

Orquídeas cuidados y consejos para su cultivo

Evidentemente, cada tipo de orquídea precisa de algunas condiciones específicas para tener éxito en su cultivo, pero en líneas generales, podemos aplicar estos consejos sobre sus cuidados para la mayoría de las orquidáceas disponibles en las tiendas de jardinería.

1. Elige bien al comprar

Cuando elijas una orquídea, a menos que seas experta, escoge una que pueda sobrevivir con los cuidados que puedas ofrecerle, como la orquídea Phalaenopsis, o la Cymbidium.  Si tienes un invernadero con calefacción, tu elección es más amplia.

Los siguientes híbridos suelen crecer bien en las condiciones adecuadas:

  • Cattleya
  • Dendrobium
  • Epidendrum
  • Oncidium
  • Paphiopedilum

Antes de comprar una orquídea, busca en la planta signos de plagas o enfermedades y asegúrate de que tenga muchas flores y capullos firmes.

Compra en un lugar de confianza. Evita las que hayan estado semanas expuestas a las corrientes de aire, ya que es posible que no sobrevivan mucho tiempo.

Comprueba que las raíces aéreas sean firmes, de color claro y que tengan las puntas verdes, y aquellas que sean visibles a través de la maceta transparente estén igualmente sanas y no negras. Esto es muy importante ya que las raíces aéreas que absorben agua y hacen la fotosíntesis como lo hacen las hojas.

Comprueba que puedas ofrecer a la orquídea elegida la temperatura que necesite: la mayoría precisa una diferencia mínima de 5 °C entre el día y la noche. Ej.: temperaturas entre 15 y 23°C durante el día y entre 10 y 15 °C por la noche. Descubre si es verdad que las orquídeas necesitan noches frescas para florecer

2. Elige un sustrato correcto, poroso y ligero

orquidea

Según el tipo que estés cultivando variará la composición del sustrato que requiere.

  • Para las epifitas, preferiremos un sustrato que contenga corteza de pino, turba blanca, corcho, cal ácida y granulado de arcilla.
  • Para las terrestre, lo ideal será corteza de pino, turba blanca, carbón vegetal y vermiculita.

Visita el siguiente articulo para aprender todo sobre el sustrato para orquídeas, comercial y casero.

3. Riega poco y elimina el exceso de humedad

La causa más común de la muerte temprana o el fracaso es el riego excesivo. Aunque las distintas variedades de orquídea tienen diferentes necesidades, la mayoría necesita agua una o dos veces a la semana en primavera y en verano, y solo una vez cada quince días en invierno.

Después de regar, deja que el agua drene de la maceta y elimina la humedad que haya podido quedar en las hojas con un paño.

4. No las pulverices tu orquídea con agua fría

Las orquídeas necesitan entre sus cuidados una buena cantidad de humedad, así que deberías proporcionarle esta humedad adicional pulverizando las hojas con agua de lluvia (o agua filtrada), evitando siempre las flores.

Eso si, deja que el agua adquiera la temperatura ambiente y pulverízalas a la mañana siguiente.

5. Comienza a abonarla en cuanto la traigas a casa

El sustrato de una planta de orquídea no contiene nutrientes, de modo que comienza a abonar con un fertilizante específico en cuanto la traigas a casa, siguiendo las instrucciones del fabricante. Algunas orquídeas, como Phalaenopsis, deben abonarse cada semana; otras necesitan menos aplicaciones.

6. Colócala donde reciba suficiente luz

la mejor ubicación para una orquídea

Si te preguntas cuál es la mejor ubicación para una orquídea, es colocar la maceta en las proximidades de una ventana orientada al norte o detrás de una ventana al oeste (Hemisferio norte). Para el hemisferio sur, será lo contrario: al sur y al este.

Igualmente, las necesidades de luz varían según los distintos tipos de orquídeas.

  • Epidendrum crece en las ramas de árboles tropicales en estado silvestre y necesita una luz intensa pero indirecta, lo cual estimula su floración.
  • Los híbridos de Cymbidium también prefieren mucha luz, y deben colocarse en el exterior en un lugar resguardado durante el verano, y en otoño e invierno, una ubicación luminosa y fresca dentro de la casa, donde no le de el sol directo.
  • Cattleya y Oncidium prefieren una ubicación luminosa que ofrezca cierta sombra al mediodía, como sucede en las ventanas orientadas al este o al oeste; pero en invierno, cuando los niveles de luz son más bajos, trasládalas a un lugar luminoso con luz solar todo el día.

Si no dispones de un espacio y luz adecuada para cuidar una orquídea más exigente, escoge híbridos de Phalaenopsis o Paphiopedilum; a estas les desagrada el sol directo.

7. Corta las varas florales para ahorrar energía

Las orquídeas utilizan muchísima energía para florecer y mantener la flor y la vara, por lo tanto, si quieres evitar este desperdicio de energía una vez que la flor se ha marchitado y direccionarlo a las hojas y las raíces, corta la vara por completo.

Si quieres que se formen keikis en tu Phalaenopsis, deberás cortar la vara entre 2 y 4 cm por encima del tercer nudo.

Para un cultivo mas natural, puedes no cortar la vara floral y dejar que se seque naturalmente en la planta.

¿Cuándo cortar la vara floral? Justo después de que termine su ciclo, lo cual ocurre justo después de la floración. El corte de la vara tambien ayuda a inducir al periodo de reposo.

8. Trasplántala después de dos o tres años

Cómo trasplantar una orquídea

Cuando hayan pasado al menos dos o tres años, necesitarás trasplantar tu orquídea a una maceta un poquito más amplia, sobre todo si está atiborrada de raíces aéreas, cosa que dificulta muchas veces la absorción del agua.

El procedimiento es bastante sencillo, puedes verlo en detalles en el articulo: como trasplantar una orquídea.

9. Trata las plagas apenas las detectes

La plaga que mayormente afecta a una orquídea son las cochinillas. Aunque tambien puede verse atacada por la araña roja, y si está en el exterior, por pulgones, hormigas y babosas.

En cuanto a las enfermedades, la mas habitual es la pudrición de raíces, generalmente provocada por el exceso de riego, pero tambien pueden aparecer enfermedades asociadas a virus, bacterias y hongos.

En caso de encontrarnos con cualquier problema, lo primero será separar la orquídea atacada o enferma del resto, para evitar los contagios. Luego, ocuparnos del problema con la solución que corresponda, pero tambien analizar por qué se ha enfermado.

Revisa los cuidados que le has dado así como la ubicación y condición ambiental, lo errores que podamos cometer la mayoría de las veces derivan en una planta débil muy propensa a ser atacada.

¿Qué significado tienen las orquídeas según sus colores?

orquideas

Regalar una orquídea es demostrar admiración y aprecio. Sin embargo, los diferentes colores, representan mas cualidades:

  • Orquídeas moradas: Simboliza justicia, prudencia y sabiduría.
  • Orquídea azul: Transmite mensajes de paz y armonía.
  • Orquídeas rosas: Símbolo del amor entre dos personas, representan una declaración de amor.
  • Orquídeas verdes: Representa la naturaleza, su frescura y la esperanza.
  • Orquídeas blancas: La orquídea blanca es símbolo de sofisticación y de pureza.
  • Orquídeas amarillas: Su significado está vinculado al erotismo.
  • Orquídeas rojas: Representa la mezcla de amor y de pasión existente entre dos personas.

Breve historia del cultivo de las orquídeas

Las orquídeas eran ya cultivadas en la Antigua China.

Alrededor del año 300 aC., el griego Theophrastus les dio el nombre de «orchis«, que significa «testículo«, en alusión al par de raíces tuberculares de los satiriones europeos. Posteriormente se adoptó este nombre para identificar a la familia en su totalidad.

En Europa, recién en el año 1731 floreció la primera orquídea que un misionero trajo consigo desde las Bahamas. Sin embargo, estas plantas no empezaron a buscarse con verdadero afán hasta casi un siglo más tarde.

A principios del siglo XIX, las orquídeas llegaban a Inglaterra como material de embalaje de otras plantas tropicales. El jardinero e importador de plantas William Cattley se interesó por aquellas curiosas matas, las planto e inesperadamente broto una planta con exuberantes flores. que resultó ser una orquídea. Esta variedad pasó a llamarse Cattleya en su honor.

Tras este descubrimiento, muchas casas de jardinería enviaron «buscadores de orquídeas» a regiones tropicales de Asia, América y África. Éstos descubrían y recolectaban nuevas maravillas, aunque, desgraciadamente, también realizaron una verdadera masacre en su hábitat natural.

Durante mucho tiempo, estas plantas exóticas fueron inasequibles. Tanto es así, que por algunas de ellas se llegaron a pagar casi 6000 €. Solo cuando los expertos consiguieron reproducirlas con éxito, disminuyo el tráfico.

Hay más de 50.000 especies conocidas de orquídeas silvestres y unos 150.000 híbridos. Pero constantemente se descubren variedades nuevas.

Sin ir más lejos, a comienzos de los años ochenta se descubrió en China una planta hasta entonces desconocida de la familia de la Paphiopedilum, caracterizada por un color particularmente intenso y flores grandes.

Los esfuerzos de cultivadores se orientan sobre todo a la reproducción y mantenimiento de las diferentes especies.

Mas sobre orquídeas


En esta pagina puedes saber más sobre el cuidado de orquídeas

Scroll al inicio