Cómo conservar begonias tuberosas durante el invierno

Las begonias tuberosas florecen todo el verano, pero requieren un reposo invernal seco. Por eso en la nota de hoy vamos a aprender Cómo conservar begonias tuberosas durante el invierno.

Cómo conservar begonias tuberosas durante el invierno

Cómo Conservar Begonias Tuberosas

Las begonias tuberosas, principalmente la gran begonia tuberosa híbrida de doble flor (Begonia × tuberhybrida), de la que la serie Nonstop con sus flores que duran todo el verano, es quizá la más conocida, y la begonia boliviana (B. boliviensis), con tallos caídos y flores más pequeñas, entran en letargo en invierno, perdiendo sus hojas, tallos y flores, y permanecen en este estado durante varios meses. 

Es importante conocer este elemento de su cultivo, pues de lo contrario podrías pensar que tu querida begonia se está muriendo cuando parece marchitarse a finales de otoño y, por tanto, tirarla, pero en realidad no está a punto de morir, sino sólo de entrar en un largo y profundo sueño.

Este ciclo tiene lugar independientemente del clima. Incluso en los trópicos, las begonias tuberosas permanecen inactivas durante 3 ó 4 meses.

1. Cuando el follaje comienza a morir

En climas suaves, donde no hay heladas, puedes dejar que tu begonia tuberosa entre en reposo según su propio calendario, normalmente a finales de octubre o noviembre en el hemisferio norte.

En las regiones frías, deja que las begonias sigan creciendo el mayor tiempo posible, porque mientras las hojas sigan verdes, hacen la fotosíntesis y ayudan al tubérculo a almacenar más energía.
Sin embargo, cuando las heladas afectan a su follaje, calcula que su temporada de crecimiento ha terminado. Una primera helada no dañará el tubérculo, que está bien apilado bajo tierra, pero no dejes el tubérculo fuera hasta que la tierra se congele profundamente.

2. Recolección y preparación del tubérculo

Las begonias tuberosas entran en reposo. Los tallos se desprenden fácilmente.
Cuando el follaje se sienta flojo, retíralo.

En los climas más fríos, una vez que las heladas han dañado el follaje, es el momento de cosechar el tubérculo.

Desentierra toda la planta con su tubérculo.

Sacude la mayor parte de la tierra que se adhiere a él y coloca la planta sobre una sábana vieja, papel, cartón o en una bandeja en un lugar seco y relativamente cálido para que se seque. Esto puede llevar 2 o 3 semanas.

Cuando el tubérculo esté completamente seco, los tallos casi se desprenderán por sí solos y entonces podrás poner los tallos secos en el compost.

Limpieza de un tubérculo de begonia
Retira la tierra que se pega al tubérculo, pero no la mojes.

Cepilla ligeramente el tubérculo para eliminar los restos de tierra, pero no lo enjuagues: quieres que esté seco. Si queda un poco de tierra en el tubérculo, no importa.

Si el tubérculo está en una maceta, el tratamiento es mucho más sencillo. Puedes simplemente llevar la maceta al interior en un lugar cálido y seco y dejar de regar. Cuando las hojas y los tallos se hayan secado por completo, se desprenderán fácilmente.

Incluso en climas suaves, suele ser necesario desenterrar el tubérculo, o llevar la maceta que lo contiene al interior, y guardarlo en un lugar seco durante el invierno, como en la casa o en un cobertizo, pues de lo contrario podría pudrirse por las lluvias invernales.

Sólo en los climas con inviernos suaves y áridos, en los que no llueve en invierno, basta con eliminar el follaje y dejar la planta al aire libre. Entonces empezará a crecer por sí sola en primavera y podrás volver a regarla. 

Consejo práctico: Si tienes distintas variedades de begonias tuberosas, asegúrate de identificar cada tubérculo con una etiqueta al desenterrarlo. Aunque no conozcas su nombre de cultivo, probablemente querrás saber al menos su color y forma (erguida, inclinada, etc.) al planificar tu jardín de primavera.

3. Almacenamiento invernal

Necesitarás un lugar protegido y seco para conservar las begonias durante el invierno. Sin embargo, en contra de la creencia popular, el lugar no tiene por qué ser frío.

Las begonias tuberosas son plantas tropicales e, incluso en estado de latencia, pueden encontrar la temperatura casi nula de algunas cámaras frigoríficas demasiado baja. Una temperatura de entre 5 y 12°C sería bastante adecuada y, si no tienes un lugar fresco para guardarlas, también puedes mantenerlas a temperatura ambiente.

Sin embargo, como el aire será más cálido, también habrá más evaporación y, por tanto, cierta deshidratación. Esto significa que tendrás que hacer un esfuerzo adicional y humedecerlos de vez en cuando a lo largo del invierno. Basta con rociarlas ligeramente con agua cada mes aproximadamente (ver más abajo).

Tradicionalmente, los tubérculos se almacenan en la oscuridad, pero en realidad no es necesario. Lo harán igual de bien en una zona iluminada que en una oscura.

Tubérculos de begonia listos para ser almacenados
Hay varias formas de conservar begonias tuberosas almacenando los tubérculos en el invierno.

Puedes guardar los tubérculos desnudos en una caja de cartón, colocándolos sobre una capa de turba hortícola, vermiculita o serrín, y cubriéndolos después con el mismo material, o envolverlos en papel.

Yo pongo las mías en bolsas de papel individuales, deslizo la etiqueta en su interior y luego las coloco juntas en una caja. De este modo, si un insecto o una enfermedad aparece en un tubérculo, no puede extenderse a los demás.

En el caso de los tubérculos almacenados en macetas, basta con apilar las macetas una encima de otra para el invierno.

4. Inspección mensual

Es conveniente inspeccionar los tubérculos de begonias una vez al mes. Retira cualquier tubérculo que muestre signos de podredumbre. Si el tubérculo parece encogerse y secarse, rocíalo ligeramente con agua y volverá a hincharse.

Los tubérculos almacenados en macetas no son tan fáciles de inspeccionar, pero, al estar rodeados de tierra, también están algo más protegidos, por lo que no tienden a secarse en exceso como pueden ocurrir a veces los tubérculos desnudos. Sin embargo, puede ser conveniente olfatear las macetas en busca de algún tubérculo podrido. Entonces olerá como una patata podrida.

5. El despertar de la primavera

Tubérculos de Begonia con brotes rosados.
La aparición de brotes al final del invierno indica que el tubérculo está listo para la replantación.

Las begonias tuberosas te indican en blanco y negro cuándo es el momento de iniciar un nuevo ciclo de crecimiento. Los tubérculos empiezan a brotar por sí solos hacia el final del invierno, produciendo pequeños brotes rosados o blancos, aunque no hayan recibido agua durante 4 meses.

Sin embargo, no hay que apresurarse a reaccionar ante la aparición de los brotes: al principio empiezan a crecer, luego se detienen y esperan a que se den las condiciones adecuadas antes de seguir avanzando.

Lo que debes hacer es esperar unas 6-8 semanas antes de la fecha de plantación en tu zona antes de trasplantar el tubérculo (si se ha almacenado desnudo) o simplemente sacar la maceta y empezar a regar suavemente de nuevo.

Para ayudar a la planta en crecimiento en su camino hacia la floración estival, colócala en una zona bien iluminada de tu casa a una temperatura ambiente normal y riégala según sea necesario.

En un abrir y cerrar de ojos, tu begonia tuberosa estará cubierta de hojas y lista para ser plantada en el exterior, justo lo que necesitas para empezar bien la nueva temporada de floración.

Cómo conservar begonias tuberosas durante el invierno

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba