Cuidados de la Medinilla magnifica

La medillina magnífica merece su nombre: este arbusto tropical es una de las plantas más bellas del invernadero. Sus grandes racimos de flores rosas, enmarcados por un follaje verde oscuro y brillante, proporcionan un espectáculo durante muchos meses. Veamos en detalle cuales son sus cuidados

DIFICUTADILUMINACIONRIEGOS
TIPO DE PLANTACICLO

Arbustivas

FOLLAJEFLORACION

Primavera

,

Verano

N. CIENTIFICO:Medinilla magnifica
N. COMUNES:Medinilla
FAMILIA:Melastomáceas
ORIGENES:Filipinas
FOLLAJE:
FLORES:
ANCHO:0,50 a 0,70 m
ALTO:0,60 a 1,50 m
PLANTACION:Otoño, Invierno, Primavera, Verano
SUELO:Bien Drenado, Rico en Humus, Húmedo, Tierra de brezo
pH:Ácido, Neutro
REPRODUCCION:Esquejes
RUSTICIDAD:
ZONAS USDA: 10, 11

Cuidados de la Medinilla magnifica

Origen y características

El género Medinilla pertenece a la familia de las Melastomáceas. Comprende más de 180 especies perennes, arbustivas y trepadoras, nativas de las regiones tropicales de África, el sudeste asiático y las islas del Pacífico.

Sólo una especie, la Medinilla magnifica, se comercializa y cultiva habitualmente como planta de interior, de terraza, de jardín de invierno o de invernadero. Este espléndido arbusto filipino merece su designación de “magnifica” tanto por su hermoso follaje verde oscuro y brillante como por sus grandes panículas colgantes de color rosa claro. En las regiones montañosas de Filipinas, los lugareños llaman a las medinillas “kapa-kapa“.

En su hábitat nativo, la medinilla magnífica es un arbusto epífito (que vive sobre otra planta, pero no la parasita), de crecimiento rápido y erguido. Puede alcanzar una altura de uno a dos metros y una extensión de casi un metro. Cuando se cultiva en maceta, sus dimensiones son más modestas, y se reducen fácilmente a la mitad.

Su vegetación bien ramificada está formada por tallos vigorosos y cuadrangulares que llevan hojas grandes, simples, sésiles, opuestas y obovadas de 20 a 30 cm de longitud. Son ásperas al tacto y tienen un margen más o menos ondulado. El color verde oscuro brillante del limbo se ve acentuado por las anchas nervaduras de color verde pálido.

En nuestras latitudes, el arbusto suele florecer desde principios de primavera hasta el verano. Produce grandes panículas terminales colgantes de 25-40 cm de longitud. Constan de flores carnosas de color rosa pálido a rosa coral, con anteras de color púrpura oscuro y estambres de color amarillo brillante, bellamente rematadas por grandes brácteas de color rosa pálido que son decorativas durante varias semanas.

A las flores de 1-2 cm de diámetro, con cuatro o cinco pétalos, les siguen grandes capullos rosados que también son decorativos. Si no se eliminan después de la decoloración, producen bayas ovoides de color púrpura. La disposición escalonada de las panículas ha inspirado a los ingleses a llamar a la medinilla “el árbol del candelabro“.

El cultivo de la medinilla es exigente: hay que tener en cuenta que este arbusto tropical requiere calor y humedad. Para desarrollarse, necesita una temperatura superior a 16ºC. En buenas condiciones de cultivo, la medinilla florece durante más de 3 meses y vive varios años. ¡Mantener con éxito una medinilla y hacerla florecer de nuevo es un testimonio de un pulgar verde!

Colócala en un estante alto para aprovechar al máximo su hábito lánguido cuando está en flor. Asegúrate de que la maceta es lo suficientemente pesada para evitar que el recipiente se vuelque durante la floración.

Cuidados de la Medinilla magnifica ¿Qué necesita?

medinilla habitat natural

Ubicación, Luz y Temperatura

Coloca la medinilla en una habitación cálida: la temperatura ideal es entre 17 y 25°C. La planta debe colocarse en un lugar luminoso sin luz solar directa en primavera y verano, pues de lo contrario el follaje se quemará. Utiliza cortinas para que no entre la luz o aleja ligeramente la planta de las ventanas.

Mantén también la maceta alejada de los radiadores, que resecan el ambiente, y de las corrientes de aire.

Plantación o Trasplante

La medinilla se puede encontrar a la venta casi todo el año. Resguárdala del choque térmico del exterior y del coche si la compras en otoño o invierno.

Una medinilla en flor, fuera de su periodo de floración normal en nuestras latitudes (de marzo a julio-agosto), ha sido “forzada”. Suele ser más sensible a los cambios de luz, temperatura, riego y fertilización cuando la pones en tu casa.

¿Cómo plantarla?
La medinilla necesita una humedad elevada para crecer y florecer bien. Colócala sobre un platillo o bandeja cubierta con bolas de arcilla que se mantengan constantemente húmedas.

Aunque le gusta la humedad, no le gusta tener las raíces sumergidas en el agua. Evita las macetas o jardineras sin agujeros para drenar el exceso de agua.

Trasplante

Trasplanta la medinilla cada año, fuera del periodo de floración, ya que las flores son frágiles. Maneja el cepellón con cuidado: sus raíces son quebradizas. Si la maceta tiene más de 40 cm de diámetro, confórmate con trasplantar cada 2 ó 3 años y renovar la superficie en el intervalo.

Sustrato

Proporciona a la planta un sustrato humoso, ácido, ligero, fértil, fresco pero bien drenado. Lo ideal es una buena tierra para macetas de plantas de interior en flor aligerada con 1/3 de sustrato para orquídeas y un puñado de perlita.

Riegos

Mantén el sustrato fresco, pero no demasiado húmedo, regando con regularidad, sobre todo cuando hace mucho calor. La medinilla teme tanto la tierra demasiado húmeda como la seca. Lo mejor es regar desde abajo poniendo la maceta en remojo durante un cuarto de hora en un barreño o fregadero. A continuación, deja que se escurra durante unos minutos.

Sigue rociando diariamente el follaje, evitando mojar las flores. Si la humedad es demasiado baja, los bordes del follaje se volverán marrones y el crecimiento se reducirá.

Humedad Ambiente

Utiliza agua a temperatura ambiente que no sea calcárea, ya que la medinilla es una planta calcificadora. Reacciona amarilleando y luego dejando caer sus hojas en presencia de la piedra caliza.

Las plantas de origen tropical, como la medinilla, requieren un nivel de humedad del 60-70%. Cuando los interiores se calientan en la estación incorrecta, este índice baja al 10% y las plantas sufren… El truco es mantener la bandeja cubierta con guijarros, grava o bolas de arcilla, que se mantienen permanentemente húmedas, para aumentar la humedad en la zona. Ten cuidado de no empapar la base de la maceta con agua, ya que las raíces podrían pudrirse.

Si esto no es suficiente, o si tienes varias plantas tropicales, invierte en un humidificador de niebla fría con un higrostato que funcione automáticamente en función de la humedad. Este aumento de la humedad mantiene las plantas sanas incluso en invierno, a la vez que evita las arañas rojas que odian la humedad y las cochinillas. También tiene otros efectos positivos en la rinitis estacional de la familia y en la buena conservación de los muebles de madera y los pianos.

medinilla cuidados y reproduccion

Abonado

Durante el periodo de crecimiento, excepto durante los dos-tres meses de floración, añade al agua de riego dos veces al mes un abono especial para plantas tropicales rico en fósforo, como el 10-20-10 (en su defecto, un abono para plantas de interior en flor o un abono para orquídeas). Sigue abonando hasta el final del verano (principios de septiembre).

Reposo vegetativo

Al principio del invierno, coloca la medinilla durante dos meses en una habitación luminosa y más fresca (16 a 18°C) que su entorno habitual.

Reduce el riego: espera a que la superficie del sustrato se seque ligeramente entre dos riegos. Este descanso forzado inducirá la floración.

En cuanto aparezcan los botones florales, vuelve a colocar la medinilla en su sitio y no vuelvas a tocar la maceta. Reanuda el riego.

Poda

Cuando se cultiva en maceta, la medinilla mantiene unas proporciones razonables y no necesita poda. Basta con retirar las flores marchitas y las ramas poco sanas o dañadas.

Plagas y Enfermedades

Cuando las condiciones climáticas son demasiado secas, la planta es parasitada por cochinillas. Evita estos ataques nebulizando regularmente las hojas, sin olvidar el envés.

Si el sustrato está demasiado húmedo, la medinilla puede pudrirse.

Multiplicación

La siembra, que es complicada, está reservada a los profesionales. En su lugar, multiplica la medinilla en primavera o verano tomando esquejes de los tallos que no florecen.

  • Toma esquejes terminales de 8 a 10 cm de longitud con dos hojas y un talón del tallo principal, si es posible.
  • Remoja los esquejes en hormona de esquejes en polvo para facilitar el enraizamiento.
  • Si las hojas son grandes (más de 20 cm de largo), córtalas por la mitad para limitar la evaporación.
  • Introduce el esqueje hasta las hojas en un cubo lleno de tierra para macetas humedecida.
  • Coloca el cubo en condiciones de “asfixia” cubriéndolo con una bolsa de plástico transparente cerrada con una goma elástica y manteniéndolo a la luz con una temperatura ambiente de 23-30°C.

El enraizamiento tarda de uno a tres meses. Retira la bolsa gradualmente a los primeros signos de que el esqueje eche raíces.

Tipos de Medinillas

En los centros de jardinería o en las floristerías, sólo se vende la especie magnifica con variantes más compactas. En algunos lugares de la zona mediterránea, la especie myriantha, conocida como la “pequeña medinilla”, se parece a la magnífica en sus racimos de flores rosas, pero se diferencia por sus brácteas muy reducidas.

Curiosidades

El nombre genérico Medinilla es un homenaje a Don José de Medinilla y Pineda, gobernador español de las Islas Marianas de 1812 a 1822 y de 1826 a 1831.

Fue el botánico francés Charles Gaudichaud-Beaupré (1789-1854) quien describió por primera vez el género en su libro “Voyage autour du monde, exécuté sur les corvettes de Sa Majesté, ‘l’Uranie’ et ‘la Physicienne'”, publicado en 1826.

Baudoin, quinto rey de los belgas (1930-1993), era un apasionado de este hermoso arbusto, que se cultivaba en los invernaderos reales y que aparecía en los antiguos billetes de 10.000 francos belgas.

Resumiendo

¿Qué cuidados necesita la Medinilla magnifica?

  • Una exposición luminosa sin rayos directos del sol
  • La temperatura ideal es entre 17 y 25°C
  • Un sustrato rico en humus , ácido, ligero, fértil, fresco pero bien drenado
  • Pulverizaciones diarias del follaje (requiere mucha humedad para crecer y florecer bien)
  • Un abono especial rico en fósforo (tipo 10-20-10) dos veces al mes
  • Una maceta lo suficientemente pesada para evitar el desequilibrio cuando florezca

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba