Jabón Potásico y de Marsella: Insecticida casero

Si estas buscando un remedio casero para plagas como la araña roja, pulgones u otros ácaros, el jabón potásico, conocido como jabón de Marsella o jabón de potasa puede ser una excelente alternativa para el tratamiento y control de estas plagas tan comunes en nuestros jardines.



No mucha gente sabe que el jabón de Marsella puede desempeñar un papel importante en la defensa de un jardín o un huerto ecológico.

En la formulación específica para la agricultura ecológica también se denomina jabón potásico o jabón de potasa blanda. En este artículo quiero empezar a hablar de los remedios caseros para la defensa de nuestras plantas. Y me gustaría empezar ilustrando el uso del jabón de Marsella como plaguicida, eficaz sobre todo contra los pulgones y los ácaros.

Estamos hablando de un remedio casero que, en determinadas condiciones, no es tóxico para el ecosistema. Además, el precio es bajo y es muy práctico y fácil de usar. Así que vale la pena descubrirlo y analizar sus características con más detalle.

Descubramos cómo funciona y los componentes de las distintas formulaciones, desde el jabón negro hasta el jabón de potasa suave.

El Jabón de Marsella o Jabón Potásico

El término “jabón de Marsella” denomina al jabón blando de potasio, que químicamente es una sal de potasio de ácidos grasos. Su uso principal es obviamente doméstico, para la higiene personal y los detergentes para la ropa, pero gracias a sus propiedades insecticidas, también es útil para el uso agrícola, lo que lo convierte en un valioso aliado para quienes cultivan sus huertos o plantas con métodos naturales.

El uso del jabón potásico es una técnica biológica muy útil para cuidar nuestro jardín o huerto natural.
Puede utilizarse puro o en la formulación de jabón potásico suave.

Forma parte de ese conjunto de productos permitidos en la agricultura ecológica que son fundamentales para la buena salud de nuestras plantas y que nos hacen evitar el uso de pesticidas. Entre estos productos también podemos mencionar: el bacillus thuringiensis, el aceite de neem, el purín de ortiga, el macerado de ajo, de cola de caballo, el purín de helecho, el ajenjo o la maceración de taninos de tomate.

Es un método ecológico que puede ser útil para combatir algunos insectos, en particular los pequeños, como los pulgones y las cochinillas. Por lo tanto, en la defensa del huerto ecológico es un recurso excelente, que puede sustituir a los insecticidas que cuestan más y son más tóxicos.

Este insecticida natural se presta tanto a matar insectos como a actuar como “adhesivo” para que otros tratamientos se adhieran mejor a las plantas, mejorando su eficacia. Veamos ahora los diferentes tipos de jabón de potasa natural y cómo utilizarlos para el control de plagas.

Tipos de jabón de potasa o de Marsella

Pero antes de nada, hagamos una aclaración importante: los tipos de jabón de Marsella y jabón potásico que vamos a ilustrar están incluidos en la tabla de productos cuyo uso está permitido en la agricultura ecológica, según el Reglamento CE n. 834/2007, complementado por el Reglamento CE n. 889/2008, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento n. 834/2007. En particular, se incluyen en el cuadro de autorización de sustancias para uso tradicional en la agricultura ecológica los que mencionaré a continuación

Empecemos con un punto importante: no todos los jabones de Marsella son pesticidas eficaces. Y no todos son de origen natural, ¡al contrario!
Los clásicos jabones líquidos para lavadoras son, de hecho, cualquier cosa menos naturales. Contienen sustancias químicas que ciertamente no son adecuadas para su uso en las plantas. Por lo tanto, no son ciertamente productos orgánicos, así que se debe tener cuidado.

Para utilizar el jabón de Marsella, es necesario referirse a productos puros de origen vegetal, con procesos y fórmulas clásicas bien indicadas en la etiqueta, como el jabón negro y el jabón de potasa, que ilustraremos en el artículo.

El jabón de Marsella adecuado para las plantas


El jabón de Marsella en la fórmula que se recomienda para su uso en el jardín o el huerto debe ser de origen vegetal.

jabon de marsella puro

Las saponificaciones actuales implican el uso de hidróxido de sodio (sosa cáustica). Esto desencadena la reacción química que permite que la grasa vegetal se convierta en jabón. Los fabricantes los utilizan para preparar aceites vegetales, como el de palma o el de linaza.

Sin embargo, los mejores productos son los basados en el aceite de oliva. Pero cuidado con las etiquetas: las palabras “sebato de sodio“, que suelen utilizarse para algunos tipos de jabón, indican que el producto contiene un ingrediente derivado del sacrificio de animales, que por tanto desaconsejamos utilizar.

Un excelente jabón potásico, ideal para el uso agrícola, requiere la presencia de las palabras “olivato de sodio” en la etiqueta. Como se puede entender fácilmente, la escritura indica que el aceite utilizado para el proceso de fabricación del jabón es el aceite de oliva.

Para este tipo de fórmulas es aconsejable comprar jabones de Marsella en barras, copos o escamas para disolver en agua.

Para la dosificación es suficiente 50 g disueltos en 10 litros de agua caliente. A continuación, dejar que se enfríe y rociar sobre la vegetación de la planta afectada por el parásito. Para ello, utiliza un pulverizador de jardín o una bomba de mochila.

Jabón de potasa suave


jabon de potasa blandoEl jabón de potasa suave o blanda se utiliza mucho en la agricultura ecológica.

Se basa en la fórmula original del jabón de Marsella, que utiliza sal de potasio (o hidróxido de potasio) reaccionada con un aceite vegetal de gran capacidad saponificante, combinado con glicerina y agua (por tanto, totalmente natural).

Este tipo de jabón es específico para su uso en la agricultura y en el mercado hay buenos preparados especialmente diseñados.

Las características del jabón de potasa blanda son su suavidad y su bajo nivel de agresividad hacia la vegetación tratada. Además, su acción potencia las defensas naturales de las plantas.
Dado que existen fórmulas específicas para la agricultura ecológica, se recomienda consultar las indicaciones de la etiqueta para conocer las dosis.

Jabón potásico negro con aceite de oliva


jabon negro de potasio y oliva

El último tipo que quiero presentarte es quizás el más puro y natural. Es el jabón negro con aceite de oliva.
Es un producto 100% vegetal y de color oscuro.

Se compone únicamente de potasa y aceite de oliva, sin añadir disolventes ni colorantes, por lo que es completamente biodegradable.

El consejo es diluir 30-50 ml de jabón por cada 10 l de agua, dependiendo del grado de infestación.

Usos del Jabón de potasa o jabón potásico

Acción insecticida


El jabón de Marsella o jabón de potasa actúa por contacto sobre los insectos de tegumento blando, ocluyendo los órganos respiratorios y determinando la muerte por asfixia, por lo que la acción insecticida está ligada a una acción mecánica.

Además, los ácidos grasos que contiene alteran la estructura y la permeabilidad de las membranas celulares de estos insectos, provocando el escape de los jugos celulares, acción que contribuye a determinar una muerte rápida.

La acción del jabón potásico tiene una persistencia muy baja: sólo el tiempo necesario para que la vegetación se seque. Esto explica la acción por contacto. El insecto, de hecho, debe ser tocado por la solución líquida. Una vez que la solución líquida se ha secado, no tiene ningún efecto, incluso si el insecto, por ejemplo, camina sobre ella o come hojas tratadas. Por lo tanto, tendremos que vigilar los cultivos tratados y estar preparados para nuevas intervenciones.

Su uso como adhesivo para otros tratamientos


Otro uso del jabón de Marsella o jabon de potasa es como agente humectante o adhesivo, para combinarlo con otros insecticidas, incluidos los permitidos en la agricultura ecológica como el piretro, ya que mejora la homogeneidad y la uniformidad de difusión del principio activo contenido en la mezcla.

Si se quiere utilizar aceite de neem puro, el jabón potásico suave es muy útil, no sólo como adhesivo, sino también para simplificar la dilución en agua, que de otro modo sería difícil.

A qué insectos afecta


Los tratamientos a base de jabón potásico son especialmente eficaces para erradicar los pequeños insectos de tegumento blando, como los pulgones y la araña roja, que son conocidos por atacar muchos cultivos, algunas cochinillas, los trips y la psila del peral, que con su acción chupadora de savia puede comprometer brotes y hojas.

El tratamiento con agua y jabón determina también una acción de limpieza contra la melaza, esa sustancia pegajosa compuesta por los excrementos azucarados de los pulgones y otros pequeños insectos, que atrae a las hormigas, y también una limpieza de la fumigación, es decir, la pátina oscura que se forma en las hojas manchadas de melaza.

Cómo se utiliza: modalidades y dosis

Para un uso insecticida del jabón de potasa, las dosis recomendadas son:

  • Para el jabón sólido o en pasta son de 1-2 kg /hl para las grandes extensiones, para el uso doméstico se mantienen las mismas proporciones, o de 10-20 gramos / litro si se utiliza el pulverizador clásico, o de 150-300 gramos para una bomba de mochila de 15 litros.
  • Si el jabón está en una fórmula líquida, las dosis se expresan en litros o centilitros y pasan a ser de 10 a 20 cc/l.

Para su uso como agente humectante o adherente las dosis se reducen drásticamente, hasta 10 veces, pasando a ser de 1-2 gramos/litro y en tratamientos prolongados de 100-200 gramos/hectolitro (g/hl).

Se aplica sobre las plantas a modo de fumigación y, al ser de tan corta durabilidad, el tratamiento debe repetirse al menos 3 o 4 veces en intervalos cada 7 días aproximadamente

¿En qué cultivos se puede utilizar el jabón de Marsella?

El jabón potásico puede utilizarse en cualquier especie vegetal, frutal y ornamental, no hay cultivos excluidos a priori.

En plantas ornamentales y perales es mejor hacer primero una prueba para saber si hay reacciones fitotóxicas, pulverizando sólo en algunas hojas y esperando unas 24 horas, y luego continuar en el resto de la planta sólo si no hay síntomas de quemadura.

Toxicidad y nocividad para el medio ambiente

El jabón potásico o de potasa es un producto de bajo impacto ambiental porque es biodegradable, es decir, puede ser metabolizado por algunas especies de bacterias. Sin embargo, no es muy selectivo con los insectos y también afecta a los polinizadores, como las abejas y los abejorros, y a otros insectos útiles, como las larvas de las mariquitas, las moscas voladoras (que, al igual que las mariquitas, son depredadoras de los pulgones) y los ácaros depredadores.

Por ello es necesario evitar los tratamientos en el momento de la floración, especialmente en el huerto, y en el resto de épocas realizarlos sólo cuando sean necesarios, ya que no pueden tener un efecto preventivo antes de la aparición de los parásitos.

Es muy importante subrayar que, una vez deshidratada, la solución no produce ningún residuo: no contamina ni es tóxica, bueno, salvo en algunas especies muy sensibles como el castaño de Indias, el peral (afortunadamente no todas las variedades) y algunas ornamentales donde si tiene una cierta fitotoxicidad (capacidad de quemar las plantas, que se manifiesta por la formación de muchos agujeros pequeños en las hojas). De ahí la importancia de utilizar jabones de origen natural sin añadir aditivos químicos.

Para una acción más eficaz, el tratamiento debe realizarse en las horas de la noche. De esta manera garantizamos una mayor persistencia de la humectación.

Si bien el jabón potásico, jabón de potasa o jabón de Marsella no es infalible ni mucho menos, si la plaga no es muy grande ¡si que puede ayudar! y sobre todo, es una alternativa ecológica

Califica este post

Nada Mal!

Si has encontrado lo que buscabas, si te ha parecido útil y completo este post sobre el jabón de Marsella y el uso del jabón potásico, por fi, dale tus estrellas al post y no olvides compartir!

Calificación de Usuarios 3.75 ( 1 votos)

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Notas Relacionadas

Botón volver arriba