Aceite de Neem para plantas: Insecticida ecológico

El aceite de neem, a través de su principio activo, la azadiractina, es un excelente insecticida casero y ecológico que nos puede ayudar en la lucha temprana contra pulgones, araña roja y mas. Veamos todo acerca de este aceite, desde porqué funciona hasta como usarlo y dosificarlo.



El aceite de neem es un excelente insecticida natural, ecológico y sustancialmente no tóxico para el hombre, que ni siquiera molesta a las abejas y a los insectos polinizadores en general. Por estas razones, entre los diversos insecticidas naturales resulta especialmente interesante.

La azadiractina es el principio activo que se encuentra en las semillas y, por tanto, en el aceite de neem; también se extrae para producir insecticidas permitidos en la agricultura ecológica. Para defender tu huerto y jardín, puedes encontrar productos en el mercado, pero también utilizar directamente el aceite puro de neem, más natural y menos costoso.

Diluyendo el aceite puro en agua y pulverizándolo, es posible defenderse de varios tipos de insectos, como pulgones, escarabajos de la patata, trips y lepidópteros. El neem también tiene otros usos además de la agricultura: se utiliza en cosmética y para la limpieza ecológica del hogar.

El árbol de neem


arbol de neem

El neem o nim (Azadiracta Indica) es un árbol de hoja perenne originario de la India y Birmania, esta gran planta produce hermosas flores blancas y luego un fruto parecido a una aceituna. Por sus múltiples propiedades se le conoce en sus zonas de origen como árbol sagrado o incluso “farmacia del pueblo“.

Esta planta tiene muchas propiedades positivas y posibles aplicaciones, entre otras el neem también tiene excelentes propiedades insecticidas, además de no ser tóxico para el ser humano y por esta razón es un pesticida ideal para utilizar en la horticultura y los huertos ecológicos.

Los residuos de neem también se pueden utilizar en la fertilización natural, por lo que también se pueden encontrar fertilizantes a base de neem.

Azadirachtina: principio activo


El ingrediente activo del neem es la azadiractina (o mejor dicho, la azadiractina A), que está contenida en el árbol y es responsable de la mayoría de sus propiedades útiles.

El mayor contenido de azadiractina se encuentra en las semillas, que se prensan para obtener el muy útil aceite de neem.
Las semillas se prensan en frío para fabricar el insecticida que luego se utiliza en el cultivo natural.

Como alternativa al aceite también se puede encontrar el polvo de las semillas, que se utiliza en el agua y luego se rocía en las plantas tratando de alcanzar los parásitos.

En el mercado hay muchos productos a base de neem o azadiractina: polvos o sprays, pero hay que tener cuidado de que no sean necesariamente insecticidas naturales, ya que en la extracción de la molécula o en la fórmula final se pueden utilizar productos químicos más tóxicos.

Sin embargo, algunos de estos productos están certificados para su uso en la agricultura ecológica y, por tanto, también pueden utilizarse en los cultivos profesionales certificados.

El porcentaje de azadiractina que contienen el aceite de neem puro y sus derivados es diferente: en el aceite natural la presencia de esta molécula es baja, pero sigue siendo eficaz; en el mercado hay productos con porcentajes más altos y, por tanto, más potentes.

Para un huerto familiar es mejor optar por comprar aceite de neem puro, para diluirlo en agua y utilizarlo directamente.
Esta solución tiene un bajo impacto medioambiental y suele ser más barata que los insecticidas fabricados en laboratorio.

 Por qué funciona la azadiractina: Mecanismos de acción


Pero veamos ahora cómo actúa la azadiractina y por qué puede considerarse un insecticida biológico eficaz (además de ser probablemente el más antiguo de los insecticidas naturales).

Su principal acción es bloquear el desarrollo de los insectos en sus fases juveniles: la llamada acción juvenilizante.
En particular, este ingrediente activo interfiere con el sistema hormonal de los insectos, provocando un efecto inhibidor de la quitina basado en el bloqueo de la ecdisona.

Esto provoca alteraciones de la muda en muchas especies de insectos. Estos no permiten que la larva o el neánido formen la cutícula exterior.

Por esta razón, el ingrediente activo del aceite de neem es especialmente eficaz en los ejemplares jóvenes al principio de su ciclo vital. Sin embargo, en los ejemplares adultos no se ha demostrado su eficacia.

Otro efecto de esta sustancia es su acción repelente y fagodetectora. En términos sencillos, a través de un mecanismo natural, cuando se aplica a la planta, la azadiractina limita fuertemente la atracción de los insectos.
Su acción se produce por ingestión y contacto.

Además, tiene una gran capacidad sistémica sobre las plantas, es decir, permanece presente en el sistema linfático y, por tanto, ejerce su acción a lo largo del tiempo (5-7 días).

En algunas especies de insectos, además, reduce la fecundidad de las hembras adultas y, por tanto, ralentiza el ciclo de reproducción.

Diferencia entre aceite de neem y azadiractina


El aceite de neem y la azadiractina a menudo se confunden, pero en la práctica son dos productos diferentes.

Como ya hemos dicho, el aceite de neem contiene este ingrediente activo, pero el prensado mecánico en frío de las semillas modera su concentración. La cantidad de azadiractina presente en el aceite de neem no supera el 0,02-0,03%.
Las formulaciones comerciales, que utilizan diferentes técnicas de extracción, en cambio, tienen una concentración que va del 1 al 2,4%. Muy alto en comparación con el aceite simple.

Por lo tanto, la diferencia sustancial para su uso en agricultura es la diferente concentración de principio activo. Los distintos fabricantes han desarrollado, y en ocasiones patentado, técnicas particulares para la extracción de azadiractina, comercializando diversas formulaciones comerciales. Todos con porcentajes más o menos elevados de principio activo.

ACLARACION: La diferencia entre el principio activo de la azadiractina y productos como el aceite de neem es que, paradójicamente, el primero está permitido en la agricultura ecológica certificada, a través del complejo sistema de autorizaciones ministeriales. Los demás, sin embargo, a pesar de tener un valor indiscutible como plaguicidas, no están permitidos por no estar autorizados y no registrados para esa función específica.

Toxicidad y período de carencia


Neem-y-mariposa

La molécula de azadiractina no contamina el medio ambiente: es natural y se degrada fácilmente sin acumularse en el suelo o el agua. Por ello, su impacto medioambiental es casi nulo y puede utilizarse con mayor seguridad que otros insecticidas, incluidos los biológicos como el piretro y el espinosad.

Dado que es inofensivo para las personas y los animales, tiene un periodo de carencia bajo, generalmente inferior a 7 días; el periodo exacto depende del cultivo y del producto utilizado, y debe comprobarse en el envase. Por esta razón, a diferencia de otros insecticidas, también puede utilizarse en presencia de hortalizas que vayan a cosecharse relativamente pronto.

Sin embargo, existen diferentes productos a base de neem en el mercado, a menudo las formulaciones son muy diferentes del aceite puro. Por tanto, hay que tener en cuenta que los insecticidas que contienen azadirachtina como ingrediente activo pueden ser más tóxicos y contaminantes que el aceite de neem natural.

El neem y las abejas


El neem puede molestar a las abejas, pero no las mata, a diferencia de la mayoría de los tratamientos contra las plagas de las plantas.

Para entender hasta qué punto la azadiractina es respetuosa con las abejas, basta con saber que en México se ha experimentado con éxito el neem para salvaguardar la colmena de los ataques de los ácaros dañinos (concretamente de la varroa), tratando así directamente a los insectos.

Esta característica hace que el aceite de neem sea muy adecuado para su uso en el jardín y el huerto, también podemos utilizarlo durante los periodos de floración.

Uso del aceite de neem


Por lo general, el aceite o el polvo de semillas de neem se utilizan diluyéndolos en agua y rociando el líquido así obtenido sobre las plantas.

A la hora de utilizar este insecticida, hay que tener en cuenta que la molécula de azadiractina es fotosensible, por lo que para una mayor eficacia del tratamiento debe realizarse en las horas de la noche, evitando la luz del día.

Un efecto secundario de este tratamiento es el olor: el aceite de neem tiene un olor penetrante y muy persistente.

Contra qué insectos utilizarlo


plagas

Como dije anteriormente, el aceite de neem tiene más de un efecto: es un insecticida, pero también un repelente, un fagodetector y también es capaz de inhibir el crecimiento de parásitos, mientras que no es significativamente tóxico para los animales y los humanos, ni para muchos insectos útiles, incluidos los polinizadores como las abejas y los abejorros antes mencionados.
Por lo tanto, podemos utilizarlo para defendernos de las plagas del jardín y de los insectos dañinos en el huerto.

Hay muchos insectos indeseables en el jardín que se ven sometidos a la acción repelente del aceite de neem, por ejemplo:

El neem también es bueno para contener enfermedades fúngicas como el oídio y se utiliza con éxito para desinfectar los jardines de los mosquitos.

Dilución y dosificación


Si se compra aceite de neem puro, hay que diluirlo antes de usarlo.

También existen en el mercado productos a base de neem ya preparados y fáciles de mezclar en el agua porque son muy solubles, pero como ya he escrito, el consejo es comprar el aceite puro, con lo que generalmente se ahorra mucho dinero en comparación con la compra de productos ya mezclados.

La dilución del aceite puro no es fácil, por lo que es mejor ayudarse con jabón potásico suave (o jabón de Marsella) que, además de hacer que el neem sea soluble en agua, ayuda a la adhesión de la solución pulverizada a las plantas y, por tanto, mejora su efecto..

La dosis correcta depende del uso que se quiera hacer: qué insecto se quiere atacar, si es un propósito preventivo o para solucionar una infestación en curso. Pero NO de debe superar nunca el 2%.

Si lo está usando con fines preventivos:

  • 0.5 ml (5 o 6 gotas) gotas de aceite puro
  • 1 ml de jabón potásico
  • 1 litro de agua

Si lo estas usando para contrarrestar una infestación que ya está en curso:

  • 1 ml de aceite puro
  • 1,5 ml de jabón potásico
  • 1 litro de agua

Para diluirlo al máximo, utiliza agua tibia, en la que se disuelve mejor. Primero mezcla el jabón con el agua y luego agrega el aceite batiendo enérgicamente.

Se aconseja usar la mezcla dentro de las 8 horas siguientes a haberla preparado y solo luego que haya bajado el sol.

Lo aplicas con un rociador o fumigador.

¿Comprar aceite de neem puro o insecticida ya preparado?


aceite-de-nimEl aceite de neem tiene muchos usos, incluso en cosmética, por lo que puedes encontrarlo en herbolarios o puedes comprarlo fácilmente por internet, en varias tiendas online.

Para facilitar la dilución y actuar como adhesivo sobre las plantas, como ya se ha explicado, es mejor utilizar el jabón blando de potasa. Así que te recomiendo que también compres este producto.

También puede encontrar fácilmente en el mercado insecticidas biológicos a base de azadiractina, entre los que destacan Neemazal y Neem Plus, por ejemplo.

Personalmente, sigo recomendando comprar y utilizar aceite natural, por razones ecológicas y económicas. Ciertamente, sin embargo, los productos tienen la ventaja de una mayor simplicidad en la dosificación y dilución, por lo que incluso si tienen un precio más alto puede ser útil para aquellos que son principiantes o aquellos que tienen poco tiempo para dedicar.

Califica este Post

Nada Mal!

¿Te ha servido la información acerca del uso del aceite de neem y la azadiractina como insecticida para las plantas? Dale tus estrellas al post!

Calificación de Usuarios 1.35 ( 1 votos)

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Notas Relacionadas

Botón volver arriba