Poda: Cortes correctos para no lastimar el árbol

La poda de un árbol no debe tomarse a la ligera, veamos cuales son los cortes correctos que debemos realizar.

La poda de un árbol no es una tarea que debamos hacer asi sin más, hay que tener en claro varias cuestiones importantes que nos permitirán hacer bien el trabajo y sobre todo no lastimar al árbol.

Lo primero y más importante que debemos tener en consideración cuando vamos a podar un árbol, y queremos hacer los cortes correctos para no lastimarlo, son las herramientas que utilizaremos.

Los cortes deben hacerse con herramientas adecuadas y bien afiladas para hacer cortes limpios y precisos. Estas son las herramientas a utilizar en cada caso:

  • Cuando la rama que hay que quitar es grande o la madera del árbol es particularmente dura, necesitaras de una motosierra de buena calidad que puedes encontrar, por ejemplo, en esta web.
  • Para quitar ramas con diámetros entre 1 cm 10-15 cm podemos hacer uso de sierras manuales o de varilla que son más sencillas de adquirir.
  • Para cortar pequeñas ramas con un diámetro de menos de un centímetro utilizaremos simplemente, tijeras de podar, siempre, bien afiladas.

Las recortadoras de setos, los recortadores de setos motorizadas, las motosierras de varilla y otros equipos no diseñados para la poda de árboles no son herramientas adecuadas porque no permiten cortes precisos y dejan heridas que difícilmente pueden curarse. Además, no es posible determinar correctamente la línea de corte de manera que inevitablemente se dañará el cuello o se dejará un muñón.


PODA: Cortes correctos

¿Sabías que Los árboles son capaces de “podarse a sí mismos”?
De hecho, tienen sus propios mecanismos y estructuras capaces de aislar las ramas inútiles, bloqueando posibles invasiones de patógenos provenientes de infecciones de madera muerta.

Antes de tomar tus herramientas, tomate un momento para entender la morfología del árbol, ya que de este depende en gran medida que aprendas a podar de forma correcta y hacerle a tu árbol un bien y no un mal.

Las defensas naturales del árbol


partes del arbol

La poda del árbol sólo debería afectar a las ramas secas o enfermas y a las ramas vivas (con un diámetro no superior a 10 cm) cuando sea necesario adelgazar, aligerar o contener el follaje.

Al cortar una rama, ya sea que esté viva o muerta, es importante respetar las estructuras biológicas que el árbol ha creado y que son las barreras naturales con las que puede defenderse de la agresión de los patógenos. Estas barreras están contenidas en el área del cuello de la rama.

El collar es fácilmente identificable en el punto donde la rama (o ramificación) encaja en el brazo o tallo padre. En este punto se puede ver una hinchazón, a veces muy pequeña, que permite identificar la línea de corte de la rama.

La línea de corte puede cambiar ligeramente en el caso de las ramas que ya están muertas, porque el árbol ya ha comenzado a producir el callo de curación.

¿Dónde Cortar? Las tres fases para hacer cortes correctos al podar


Al podar una rama, además de no dañar el cuello, hay que tener el máximo cuidado para evitar el peligroso “ desgarro que expone los tejidos internos del tallo o ramificación en la que se inserta la rama.

La extracción de una rama, más aún si tiene un gran diámetro, se realiza en tres fases que corresponden a tres cortes distintos:

fases-de-corte-de-una-rama

1ª fase – A una distancia apropiada, dependiendo del diámetro de la rama, se hace un corte, de abajo hacia arriba, hasta aproximadamente un tercio del diámetro. El propósito de este primer corte es interrumpir las fibras de la madera y evitar el desgarro.

2ª fase – De arriba a abajo, unos pocos centímetros más allá del primer corte, la rama que se va a quitar se corta completamente.

3ª fase – Con este último corte se retira el muñón de la rama dejando el cuello intacto.

La cicatrización de las heridas


Una vez que la rama ha sido removida, el proceso de cicatrización comienza, mejor dicho, la compartimentalización del tejido vivo interno expuesto a los patógenos (principalmente hongos).

COMPARTIMENTALIZACIÓN: Es el proceso mediante el cual el árbol cubre la abertura formando un tejido o “callo” alrededor de los bordes de la herida. El árbol responde a la lesión “compartimentalizando” o aislando el tejido lesionado más viejo con el crecimiento gradual de tejido nuevo y saludable.

Año tras año, dependiendo del diámetro de la rama cortada, el árbol tratará de cerrar la herida.
Si los cortes se hacen correctamente, los tejidos de cicatrización se formarán a lo largo de toda la circunferencia del corte y esto permitirá el cierre completo de la herida.
En el caso de cortes mal hechos, los tejidos no podrán formarse uniformemente y la herida se cerrará en mucho más tiempo o incluso no podrá cerrarse.

callo-cerrando-una-herida

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba