Por qué tener jardines verticales en casa

Los jardines verticales son una forma innovadora de llenar de verdor tu casa o balcón si tienes poco espacio o no tienes jardín.

Llenar la casa de verde y plantas, mejora el estado de ánimo y crea un ambiente saludable. No todo el mundo tiene un jardín o una casa suficientemente grande. Así que, para recrear nuestro rincón verde sin sacrificar el espacio dentro de un mono-ambiente o un pasillo, podemos crear un jardín vertical.

Florecientes, coloridas y exuberantes, las plantas transmiten felicidad y bienestar.

Veamos todas las características y ventajas de esta nueva forma de cultivar plantas.

jardin vertical con diseño

Cómo se crean los jardines verticales


Las plantas que forman los jardines verticales no se apoyan directamente en los muros porque podrían arruinarlos con la infiltración y la humedad.

Para sostenerlos se necesita una estructura de soporte, el marco. Este puede estar hecho con una estructura de aluminio o con PVC que luego se cubre según sea necesario. Esta estructura puede ser única o una serie de paneles que luego se fijarán a la pared con clavijas.

En los jardines exteriores está muy extendido el sistema de riego que permite regar las plantas adecuadamente. Se elige este modelo en los balcones o terrazas, porque el exceso de agua no termina en nuestro piso.

Si queremos crear un jardín interior vertical o un jardín más pequeño, podemos montar una estructura más pequeña en la pared, sin sistema de riego automático. Utilizando macetas especiales que evitan el estancamiento de agua, podemos regar manualmente las plantas para controlar la cantidad de agua y evitar que se filtre. Esto es posible porque, además, las plantas en interior requieren mucha menos agua que las que tenemos en exterior.

Cuanto más pequeño sea el jardín vertical, más fácil es encontrar soluciones alternativas, en algunos casos simples contenedores de vidrio o bolsas de yute son suficientes para colgar individualmente en la pared según nuestro gusto para crear una estructura verde y exuberante.

Si quieres detalles más específicos sobre la creación de jardines verticales te recomiendo, primero, la lectura desde un PDF de la Universidad Politécnica de Madrid sobre Sistemas Verticales Vegetales, y, segundo, esta guía completa de ovacen.com que se detalla todas las características de su construcción paso a paso.

Ventajas y desventajas de los jardines verticales


Los jardines verticales pueden ser exteriores o interiores, pero, en cualquier caso, crearlos nos permite tener una serie de ventajas.

ventajas de los jardines verticalesGracias a esta técnica los amantes de las plantas, que viven en un pequeño apartamento, podrán hacerse de un rincón verde sin sacrificar el espacio. Además, colocar plantas y flores en una pared que se comunica con el exterior permite aislar la pared del calor y el ruido.

Crear un jardín vertical con tus plantas favoritas también tiene un valor estético. El jardín se convierte en el punto focal de la habitación y permite destacar las paredes desnudas con un juego de colores y superposiciones.

Además de los beneficios estéticos, no hay que olvidar los físicos, ya que además de transmitir una sensación de felicidad, el jardín vertical recrea un ambiente saludable.

La función de las plantas es oxigenar la habitación, pero sobre todo limitar la presencia de polvo contaminante en el interior de la vivienda porque actúan como un filtro natural.

Además de las ventajas, también hay aspectos negativos. Para asegurar el bienestar de las plantas y evitar que se obstaculicen unas a otras al superponerse, debemos controlar su crecimiento y condición, por lo que requieren un mantenimiento constante.

Además, si decidimos instalar un muro verde en el exterior, puede suceder que tengamos que equiparlo con un sistema de irrigación que necesite un sistema eléctrico para activarse, que es una fuente extra de consumo de energía.

El estilo de los jardines verticales interiores


A diferencia de los jardines exteriores verticales, los interiores deben adaptarse al estilo de la casa. Si prefieres los muebles rústicos, es mejor usar la madera en su estado natural o pintada. Las tarimas son la mejor solución porque tienen su propia estructura en la que se pueden colocar las plantas.

Si prefieres un estilo moderno, es mejor centrarse en el acero y el cristal. Mientras que la rejilla da fuerza y carácter a la estructura, los recipientes de vidrio de diferentes tamaños y formas dan movimiento y brillo al esparcir la luz y los colores en espacios pequeños.

La elección de las plantas también juega un papel central, porque son los elementos fundamentales que transmiten estilo a la habitación. Para ambientes minimalistas, es mejor enfocarse en plantas de hojas ligeras con flores de colores neutros. De lo contrario, si quieres iluminar la habitación, tienes que elegir las que tienen flores de colores.

En cualquier caso, la elección del jardín vertical también debe adaptarse al tipo de pared y revestimiento. En piedra, ladrillo o madera, la estructura debe crear continuidad con el muro que la alberga.

Plantas para un jardín vertical


Es de fundamental importancia elegirlas cuidadosamente en base al clima sobre todo si están en exterior.

La elección recae casi siempre en variedades de bajo mantenimiento, que requieren pocos cuidados e intervenciones esporádicas a lo largo del año, por ejemplo, las plantas suculentas.

Otra característica importante, es la capacidad de cobertura, por lo tanto, hay espacio para enredaderas, arbustos y plantas colgantes.

Normalmente se prefieren las plantas trepadoras y otras variedades, siempre que sean muy ligeras (30 kg por metro cuadrado), cuyas raíces no necesitan hundirse en un suelo demasiado profundo. De lo contrario, el riesgo es comprometer la integridad de los muros.

De todos modos, la elección en esencia debe tener en cuenta varios factores, los más importantes son:

  • La zona geográfica en la que se encuentra la pared (exposición al sol, viento, orientación, etc.).
  • Necesidades de agua
  • Floración
  • El tipo de planta y de sustrato utilizado

En cuanto a las variedades, entre las más adecuadas se encuentran los ficus, los helechos, los filodendros y las fatsias, especies que suelen crecer en las paredes rocosas de las zonas tropicales y que han demostrado, por tanto, su particular resistencia a las condiciones extremas.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar