Como y Cuando regar las Plantas de Interior

Como y Cuando regar las Plantas de Interior

¿No logras acertar la frecuencia de riego en tus plantas? Pues en esta nota aprendemos varios métodos para saber cuando regar las plantas de interior, mas allá de las reglas básicas. Tambien aprendemos a identificar si una planta sufre de falta o exceso de riego

Saber cuando regar las plantas de interior debe ser una de las mayores dudas para quienes tenemos plantas dentro casa, y es que si bien, cada planta es un mundo, hay cosas básicas que debemos hacer bien con respecto al riego pero muchas veces nos equivocamos y ese es, sin lugar a dudas, uno de los grandes causantes de que estas plantas no prosperen.

La mayoría de las plantas usadas en interior se deben regar solo cuando los 3 cm superiores del sustrato se han secado, esto suele suceder cada 2 o 4 días en épocas cálidas y cada 10 o 12 en épocas más frescas.

Pero eso no es todo, hay varios trucos que puedes usar para saber cuándo regar tus plantas. Hablaremos de ellos a continuación y tambien, te explicaré diferentes formas de riego que puedes usar.

Varios métodos para saber cuándo regar una planta:

  1. Observando el suelo: Si el suelo de macetas se vuelve de un color más claro o agrietado, probablemente es tiempo de regar.
  2. Calculando el peso del contenedor: Este es un método valido si lo basamos en pruebas y experiencia y lo aplicamos de forma individual a cada planta, por ejemplo:
    Toma la maceta antes y después de regar y calibra el peso, puedes calcularlo a mano o usar una balanza si prefieres, pero con que “sientas el peso” está bien.
    Después de varias veces que hagas esto, es decir, con la práctica, podrás ser capaz de decir si la planta necesita agua o no con sólo recoger la maceta.
  3. El clásico método del dedo: Por supuesto, siempre puedes clavar un dedo en el sustrato para determinar cuán húmedo está por debajo de la superficie.
  4. Medidores Comerciales: Finalmente, sobre todo para las plantas de interior grandes, un medidor de humedad portátil puede ser tu mejor opción para determinar cuánta agua está presente alrededor de la masa de raíces de la planta.
indicador de humedad portatil para plantas

Observar en que condiciones se encuentra la planta: Muchas veces y con solo mirar el follaje podemos darnos cuenta que una planta está teniendo problemas con el riego, ya sea que le sobra o que le falta. A continuación, puedes ver los síntomas que provocan estas carencias o excesos de agua

Como saber si a una planta le falta agua: Deshidratación

Síntomas de Falta de agua en las plantas

  • Crecimiento lento de las hojas.
  • Hojas translúcidas.
  • Caída prematura de flores y/u hojas.
  • Bordes de las hojas amarillentos o curvados.

Estos síntomas indican deshidratación y en este punto, la planta ya está seriamente estresada y las raíces pueden estar irremediablemente dañadas.

Nunca permitas que las plantas de interior lleguen al punto donde se están marchitando o el suelo se está alejando del borde del recipiente.

Como saber si a una planta le sobra agua: Exceso de Riego

El exceso de agua es el asesino número uno de las plantas de interior. Demasiada agua es tan perjudicial como la falta de riego.

El riego demasiado frecuente fuerza el aire del suelo y abre la puerta para que las bacterias y los hongos que matan las raíces, se muevan hacia adentro.

Síntomas de que una planta tiene exceso de agua:

  • Por lo general, las hojas inferiores son de color amarillo y terminan cayendo
  • La planta se ve marchita (como si le faltase agua)
  • El suelo se torna verdoso: Hongos o moho en la superficie del suelo.
  • Raíces pardas (quizás hasta con mal olor) en el fondo de la maceta.
  • No se observan nuevos brotes
  • Las hojas jóvenes se vuelven marrones
  • Agua estancada en el fondo del contenedor.
  • Las hojas jóvenes y viejas se caen al mismo tiempo.
  • Hojas con manchas marrones podridas.

Si te encuentras con plantas que están sufriendo esto, puedes aplicar estas soluciones para recuperar una planta que ha sufrido de exceso de riego

Diferentes formas de regar las Plantas de Interior

Te comente al principio que había varias formas de regar las plantas de interior, pues bien se pueden regar de tres formas:

1. Desde arriba hacia abajo:

riego desde arriba

Este es el método clásico, la técnica es la siguiente:

  • Cuando la tierra de la maceta esté seca al tacto, riega lentamente con agua templada, colocando la boquilla de la regadera cerca de la superficie de la tierra.
  • El agua penetra poco a poco y cuando veas que el agua empieza a salir por el orificio de drenaje, te detienes.
  • Si queda agua en el platillo después de 30 minutos, lo cual es bastante raro, se desecha el exceso.

La ventaja de este método es que tiende a lixiviar las sales minerales que se acumulan en el suelo con el tiempo. A pesar de ello, después de unos años de cultivo, siempre es conveniente trasplantar cambiando la tierra.

Sin embargo, hay algunas consideraciones que deberíamos tener: Al regar desde la parte superior, trata de no mojar el follaje, siempre procurando al mismo tiempo humedecer toda la masa del suelo. El agua debe comenzar a salir de los orificios de drenaje en el fondo de la maceta.

2. Desde abajo hacia arriba:

riego desde abajo

Este segundo método es menos convencional pero no por eso, menos usado. Conocido también como riego de fondo, es una manera más completa y efectiva, sobre todo si ha pasado más tiempo del debido desde el ultimo riego.

De esta forma logramos que las plantas hagan el trabajo por si mismas.

En este método, se vierte agua templada en el platillo y se deja que la planta “beba”. A menudo lo hace de forma visible: ¡el agua sube en la tierra casi tan rápido como la viertes en el platillo!

¡Es importante no ser tacaño con este método! Vierte suficiente agua para empapar todo el cepellón. Después de unos minutos, vierte de nuevo. Si el platillo está completamente drenado, lo que significa que la planta y la tierra lo han absorbido todo, aún es posible que la cantidad de agua haya sido insuficiente. Vierte un poco más de agua y vuelve a repasar.

Si después de 30 minutos sigue habiendo agua en el platillo, tírala.

El inconveniente de este método es que permite que las sales minerales migren a la parte superior de la maceta donde, al acumularse, pueden interferir en el crecimiento de las plantas. Sin embargo, a menos que tu agua sea muy dura, este efecto sólo se percibe después de mucho tiempo, probablemente varios años. Y la solución es regar desde arriba de vez en cuando para lixiviar la tierra.

CONSEJO MUY IMPORTANTE
Asegúrate de tirar el agua estancada del platito media hora después del riego SIEMPRE!

3. Riego por inmersión

riego por inmersion

El riego por inmersión apenas se menciona en los libros y páginas web sobre plantas de interior, pero es una técnica muy valiosa y, en algunos casos, casi esencial. Se utiliza en particular para:

  • Plantas en cestas colgantes donde el platillo es ridículamente pequeño e ineficiente;
  • Orquídeas y otras plantas que crecen en suelos muy sueltos que no retienen bien el agua
  • Plantas con una masa radicular tan grande que el suelo se comprime y no puede retener la humedad;
  • Plantas que no se cultivan en maceta, sino que se fijan a un soporte (como la madera), como las Tillandsias.

Sin embargo, cualquier planta puede ser regada por inmersión.

En este método, llenas el fregadero, una bandeja o un cubo con agua templada y sumerges la maceta en ella. Déjala en el agua al menos hasta la mitad durante 10 minutos o más para que la planta y la tierra absorban toda el agua que realmente necesitan.

A continuación, levanta la maceta, gírala en un ángulo de 45 grados y deja que salga el exceso de agua antes de volver a colocarla en su sitio.

Excepciones

Verás que a veces no se recomienda regar desde arriba para ciertas plantas, como la violeta africana (Saintpaulia cv) y el ciclamen (Cyclamen persicum).

En el caso de la violeta africana, es para evitar que se manche el follaje, ya que el agua que cae sobre las hojas de esta planta suele dejar marcas blancas.

En el caso del ciclamen, es más bien que el tubérculo suele tener una depresión en la parte superior. Si se vierte agua en esta depresión y permanece allí el tiempo suficiente para que se estanque, esto podría provocar la putrefacción.

Sin embargo, ¡puedes regar las dos plantas desde arriba si quieres! Ten mucho cuidado de dirigir la boquilla de la regadera hacia el suelo y no hacia el follaje o el tubérculo. ¡Es tan sencillo como eso!

Evitar errores al regar las plantas de Interior

Ya menciones (creo) que cada planta tiene sus propias exigencias de agua, pero tambien, que hay algunos datos generales que nos ayudarán a determinar, al menos de forma aproximada, si una planta necesita mucha o poca agua:

Abundante

Plantas de interior necesitan mucha agua

  • Plantas con flores
  • Plantas en macetas de arcilla.
  • Plantas cultivadas en macetas pequeñas.
  • Plantas que crecen activamente.
  • Plantas ubicadas bajo luz solar directa.
  • Plantas de hojas grandes o de hojas delgadas.
  • Plantas nativas de zonas húmedas.

Algunos ejemplos de plantas que necesitan mucha agua son las impatiens, la Zantedeschia, la clemátide, la Poinsettia, las violetas africanas y la gran mayoría de helechos, entre muchas otras…

Escaso

Plantas de interior necesitan poca agua

  • Plantas en reposo o latentes.
  • Planta recién trasplantadas.
  • Plantas ubicadas en entornos muy húmedos.
  • Una planta situada en un cuarto fresco.
  • Plantas que estén en recipientes no porosos.
  • Plantas con hojas gruesas o elásticas.
  • Plantas cultivadas en una mezcla retentiva de agua.

Algunos ejemplos de plantas que necesitan poca agua son las echeverias, la lengua de suegra, las suculentas y los cactus en general, los philodendros, el potus, la cinta, la dracena, entre otras…

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll to Top