Plagas y Enfermedades de las plantas de interior

enfermedades de las plantas de interior

¿Tu planta de interior amarillea, se marchita, pierde las flores o las hojas? ¿Crees que una enfermedad o un parásito es la causa de estos problemas? Bueno, no necesariamente. Quédate conmigo y aprende a identificar las causas de las enfermedades de las plantas de interior y por su puesto, las soluciones

La mayoría de los signos anormales que aparecen de repente en una planta de interior se deben a un problema de “malestar” de la planta, mientras que las enfermedades de las plantas de interior afectarán primero a una parte de la planta y se desarrollarán más gradualmente. De hecho, antes de armarte de tratamientos para salvar tu planta “enferma”, obsérvala detenidamente durante unos días.

En jardinería, estos problemas se llaman “enfermedades fisiológicas“. Más concretamente, se deben a unas condiciones de cultivo no adaptadas a la planta (demasiada o poca agua, luz, calor, abono, etc.). Según la especie que tengas, serán más o menos propensas a una u otra enfermedad fisiológica.

Enfermedades fisiológicas de las plantas de interior

Aquí enumeraremos los problemas más comunes que se encuentran en nuestras plantas de interior, independientemente de la especie.

Cada caso puede estar causado por uno o varios errores de cultivo. Sólo tú conoces las condiciones en las que se cultiva tu planta, así que sólo tú puedes elegir entre los errores de la lista y aplicar el método adecuado para devolver la salud a tu planta.

Quema del follaje

Descripción: La nervadura principal o el borde de la hoja se decolora y luego se vuelve marrón. Esta parte afectada se vuelve seca y quebradiza, mientras que el resto de la hoja se deforma ligeramente.

Causas Probables:

  • Exposición al sol caliente o en una habitación con humo.
  • Aplicación demasiado frecuente o demasiado concentrada de abono.
  • Agua demasiado clorada o contaminada.

Cuidados y Soluciones:

  • No expongas las plantas a la luz solar directa durante las horas más calurosas.
  • Coloca siempre las plantas en una habitación ventilada.
  • No apliques ningún abono durante al menos dos meses. En el futuro, sigue siempre la dosis y la frecuencia de aplicación de tu abono.
  • Si el problema es el agua, riega tus plantas con agua mineral.

Nota: No pulverices agua sobre el follaje de las plantas que vayan a estar expuestas a pleno sol o lo estén. Las gotas de agua tienen un efecto lupa y provocan quemaduras.

Pardeamiento del follaje

pardeamiento del follaje

Descripción: Secado y pardeamiento de las puntas de las hojas. Los bordes se vuelven marrones, se ablandan y se marchitan. La planta tiene un aspecto desplomado y luego se pudre.

Causas Probables:

  • Humedad insuficiente u ola de frío (pardeamiento seco).
  • Quemaduras.
  • Riego excesivo o sustrato superpoblado / mal aireado (pardeamiento suave).

Cuidados y Soluciones:

  • Aumenta la humedad: pulveriza agua sobre el follaje, coloca la maceta sobre un lecho de bolas de arcilla húmedas (pardeamiento en seco).
  • Deja de regar durante al menos 10 días y, a continuación, trasplanta la planta retirando el antiguo sustrato y podando las raíces blandas o marchitas (pardeamiento blando).

Nota: Salvo en casos especiales, nunca dejes una planta en el mismo recipiente durante más de dos años, sin cambiar el sustrato para evitar el asentamiento de éste y, por tanto, el mal drenaje.

Deficiencias de Nutrientes

carencia de nutrientes

Descripción:

  1. La hoja se vuelve pálida y amarilla mientras las nervaduras permanecen verdes: deficiencia de hierro llamada clorosis.
  2. La hoja se vuelve amarilla alrededor de las venas: carencia de nitrógeno.
  3. Las hojas maduras se vuelven marrones: deficiencia de potasa.

En todos los casos, el crecimiento de la planta se ralentiza, la floración es menos generosa y la planta muere lentamente.

Causas Probables:

  • Desequilibrio nutricional de uno o más elementos minerales esenciales.
  • Abono no adaptado a las necesidades de la planta.

Cuidados y Soluciones:

  • Aplica un abono rico en un elemento clave (según los síntomas, hierro, nitrógeno o potasa).

Nota: Evita regar las plantas de interior con agua dura, ya que esto favorece la clorosis. Aplica abono orgánico (compost) en primavera.

Caída de los capullos de las flores

Descripción: Una planta que está a punto de florecer pierde repentinamente sus capullos florales sin abrir, estén o no marchitos.

Causas Probables:

  • Exposición a corrientes de aire frío.
  • Riego demasiado frío.
  • Planta recién comprada que ha sido sometida a cambios de temperatura durante el transporte.
  • Replantar después de que se hayan formado los botones florales.
  • Cambios bruscos de temperatura entre el día y la noche.

Cuidados y Soluciones:

  • La planta que va a florecer debe mantenerse a una temperatura suave (18 / 20°C) con una buena humedad.
  • Aumenta la frecuencia del riego cuando aparezcan los botones florales y reduce la cantidad de abono aplicado.
  • Evita las diferencias de temperatura y las corrientes de aire.

Nota: Cuando una planta empieza a producir botones florales, es importante no moverla.

Caída de las hojas

caida de las hojas

Descripción: Hay una importante caída de hojas verdes. Estas hojas pueden tener o no un aspecto ‘crujiente’.

Causas Probables:

  • Humedad insuficiente.
  • Riego inadecuado (demasiado o insuficiente).
  • Un sustrato demasiado pobre.

Cuidados y Soluciones:

  • Comprueba las necesidades de agua y humedad atmosférica de tu planta y equilibra la humedad interior y la frecuencia de riego en consecuencia.
  • Vuelve a plantar la planta con un nuevo sustrato.

Nota: Salvo en casos especiales, puedes podar las ramas calvas en invierno. La planta volverá a crecer bien en primavera.

Caída de las flores

Descripción: Las flores en plena floración se caen antes de marchitarse y sin motivo aparente.

Causas Probables:

  • Una temperatura demasiado alta y un aire ambiente demasiado seco.
  • Exposición a las corrientes de aire.
  • Falta de agua.

Cuidados y Soluciones:

  • Regula la temperatura de tu casa hacia los 20ºC y aumenta la humedad atmosférica. Lo ideal es que la temperatura nocturna se reduzca a 15ºC.
  • Evita las corrientes de aire.
  • Regula el riego.

Nota: Evita rociar las plantas en flor. Esto dañará las flores y hará que se caigan antes.

Decoloración del follaje

Descripción: Algunas hojas cambian de color o se marchitan en algunas partes. Poco a poco, la decoloración se extiende a toda la hoja y acaba cayendo.

Causas Probables:

  • Exposición a las corrientes de aire.
  • Temperatura demasiado fría o descenso repentino de la temperatura.
  • Sustrato agotado.

Cuidados y Soluciones:

  • Controla el progreso de la planta y trasládala a un nuevo lugar en consecuencia.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura y la exposición a la luz solar directa.

Nota: La decoloración es un signo de enfermedad grave. Comprueba que las condiciones de cultivo son adecuadas para tu planta.

Deformaciones

deformacion-del-follaje

Descripción: Las hojas se deforman al principio, y luego los tallos se vuelven ondulados, rizados… Las hojas jóvenes también están deformadas o desgarradas de forma extraña:

Causas Probables:

  • Temperatura demasiado baja.
  • Abono incorrecto (demasiado rico en potasa).

Cuidados y Soluciones:

  • Infórmate sobre las condiciones óptimas de cultivo de la planta y asegúrate de que se cumplen.
  • Si la “enfermedad” continua después de un mes, la deformación se debe a un virus. No habrá más remedio que destruir la planta.

Nota: Las deformaciones pueden estar relacionadas con enfermedades víricas que son más frecuentes en el invernadero de producción.

Sequedad

Descripción: Las hojas se vuelven finas, parecidas al papel, de color marrón y acaban cayendo.

Causas Probables:

  • Aire ambiental demasiado seco.
  • Atmósfera contaminada (tabaco).
  • Cambio repentino de temperatura (planta llevada al jardín demasiado pronto).
  • Agua demasiado fría o demasiado clorada.

Cuidados y Soluciones:

  • Regula el riego.
  • Ventila las habitaciones sin crear corrientes de aire.
  • Pulveriza el follaje diariamente cuando la temperatura alcance y supere los 20ºC.

Nota: Si utilizas agua del grifo para regar, es mejor dejarla reposar en un recipiente durante 12 horas antes de regar las plantas. El agua estará entonces a temperatura ambiente y el cloro se habrá evaporado de forma natural.

Marchitamiento

Descripción: Las hojas se ablandan sin ningún otro síntoma. La planta adopta un hábito “llorón”, se hunde, se seca o se pudre y finalmente muere.

Causas Probables:

  • Riego insuficiente o irregular.
  • Sustrato demasiado o insuficientemente drenante.

Cuidados y Soluciones:

  • Riega con más frecuencia o reduce el riego.
  • Airea el sustrato trasplantándolo si es demasiado compacto.

Nota: Si tu sustrato se sedimenta con demasiada frecuencia, mézclalo con turba negra. Esto ayudará a regular la humedad.

Amarillamiento

Descripción: Una o varias hojas se vuelven de color amarillo brillante. Al final se caen solas. La planta se va quedando calva.

Causas Probables:

  • Muerte natural de las hojas (si se trata de las hojas de la base del tallo principal).
  • Caída de hojas en invierno (un fenómeno natural si el número de hojas caídas es inferior a 1/3 del número total de hojas).
  • Exceso o insuficiencia de agua.
  • Demasiado o muy poco abono.
  • Aire ambiental demasiado seco.

Cuidados y Soluciones:

  • Reduce la temperatura y la frecuencia de riego en invierno.
  • Aumenta la humedad pulverizando agua sobre el follaje.
  • Ajusta los aportes de agua y fertilizantes.

Nota: En verano, comprueba que este amarillamiento no se debe a un ataque de arañas rojas.

No hay razón para alarmarse si el amarillamiento sólo afecta a algunas hojas adultas y no a las jóvenes (en cuyo caso es más preocupante). Una hoja tiene una vida de dos a tres años, en promedio.

Comprueba que no tienes una especie de hoja caduca. Este tipo de follaje desaparece por completo cuando se acerca el invierno y esto es bastante natural.

Crecimiento lento

Descripción: La planta crece lentamente, si es que lo hace. El aspecto general es pobre y el follaje puede estar descolorido. La floración es inexistente o, por el contrario, anormalmente generosa.

Causas Probables:

  • No se ha hecho el trasplante durante mucho tiempo y la tierra de la maceta está agotada.
  • Tierra para macetas inadecuada para las necesidades de la planta.

Cuidados y Soluciones:

  • Vuelve a plantar rápidamente con un nuevo sustrato adaptado a la especie.
  • Abona si el trasplante es imposible (plantas grandes).

Nota: Lo ideal es trasplantar una planta apenas la compras, excepto las plantas compradas en flor (espera hasta después de la floración para hacerlo).

Reverdecimiento

Descripción: Una planta con follaje abigarrado o coloreado produce brotes jóvenes vigorosos y completamente verdes.

Causas Probables:

  • Degeneración de la planta (vuelta a la especie tipo).
  • Un lugar demasiado oscuro.

Cuidados y Soluciones:

  • Elimina rápidamente la nueva parte verde, ya que se impondrá al resto de la planta.
  • Traslada la planta a un lugar más luminoso.

Nota: Las especies con follaje abigarrado (variegado) o coloreado siempre necesitan mucha luz para mantener sus colores (excepto en casos especiales).

Se puede observar el caso contrario, cuando una planta verde produce un brote abigarrado o de color. En este caso, se denomina mutación. Puede ser interesante esquejar este extraño brote para obtener una nueva variedad.

Enfermedades fúngicas, virales o bacterianas

A veces, tambien a causa de un cuidado inadecuado, pueden aparecer ciertas enfermedades específicas que pueden ser bastante graves, por eso es tan importante que aprendamos a cuidar nuestras plantas de interior de forma correcta y particular.

Estas enfermedades pueden ser criptogámicos ( provocada por hongos), bacterianos (provocada por bacterias) y virales (provocada por un virus)

En el caso de las Enfermedades criptogámicas, los hongos se propagan por el viento a través de sus esporas (órganos reproductores). Su desarrollo se ve favorecido por el clima y las condiciones de cultivo, sobre todo por el exceso de humedad. Para evitarlo, asegura una buena ventilación alrededor de las plantas, evita el exceso de agua y no riegues el follaje.

Da preferencia a las variedades resistentes. Intervén sin esperar a que el hongo llegue a toda la planta. Trata de forma preventiva con caldo bordelés y/o azufre.

Enfermedades bacterianas: Estas bacterias causan numerosas enfermedades, como el cancro, el marchitamiento, la roya y la podredumbre blanda. Las lesiones de la planta (consecuencia de la poda o las mismas plagas) favorecen las infecciones bacterianas. En ausencia de un tratamiento curativo eficaz, la única opción es cortar y quemar las partes afectadas, y desinfectar las herramientas de corte.

Al podar las ramas grandes (de más de 3 cm de diámetro), haz cortes limpios (cuchillas afiladas) y orientados hacia abajo (para protegerlos de la lluvia). Protege las zonas cortadas con una masilla cicatrizante, como la masilla noruega, en lugar de un spray líquido.

Sólo deben protegerse las heridas grandes.

Finalmente, las enfermedades víricas dificultan gravemente el desarrollo de la planta y provocan malformaciones, decoloración, retraso en el crecimiento y enanismo. Las transmiten los insectos y los animales.

Cómo se combaten las enfermedades víricas de las plantas?

  • Comprando plantas que estén certificadas como libres de virus por la legislación de tu país.
  • Combatiendo los insectos que pican, que son vectores de enfermedades víricas,
  • Si la planta ya está afectada: elimina y quema las plantas afectadas sin demora.

Veamos ahora sí, algunas de las mas comunes enfermedades de las plantas de interior causadas por hongos, bacterias o virus…

Oídio

oidio

El oídio es una enfermedad muy común. Su desarrollo se acentúa principalmente en primavera y verano.

Esta enfermedad se desarrolla a través de la multiplicación de hongos reconocibles como manchas de polvo blanco o gris en las hojas de tus plantas. Si no se trata, ¡toda la planta puede infectarse!

Las begonias, el ciclamen y los cissus son los más susceptibles a estos hongos. Es importante saber que el oídio se desarrolla por un mal cultivo de las plantas: mala circulación del aire y riego irregular. Si observas que varias hojas de tu planta están enfermas, es muy recomendable eliminarlas.

Mildiu

mildiu

El mildiú es un hongo con un rango de ataque mucho más amplio que, por ejemplo, la araña roja.

Este hongo ataca las hojas de tus plantas, así como los frutos y las raíces. Como ocurre con la mayoría de las plagas, el verano es la época en la que el riesgo de infección es mayor.

Las plantas jóvenes y las zonas húmedas son ideales para los ataques de mildiu. El mildiu tardío puede confundirse con el oídio.

Podredumbre gris o Botrytis

Botrytis

Un hongo (Botrytis cinerea) cuyas esporas son transportadas por las corrientes de aire y las pulverizaciones. Es muy resistente y sobrevive tanto en plantas vivas como muertas.

Infecta las partes aéreas de la planta penetrando a través de tejidos alterados o lesiones. Puede sobrevivir durante varios años en forma de esclerocios en el suelo o en restos vegetales contaminados.

La Botritys cinerea prospera en un ambiente cálido y húmedo. El exceso de fertilizantes nitrogenados contribuye a su desarrollo.

Plagas mas comunes en las plantas de interior

Pero no todo es nuestra culpa! A veces, esos microscópicos (algunos no tan microscópicos) parásitos indeseables se meten por la ventana o son importados por otras plantas que traemos a casa.

Quiero decir que a veces, los problemas de las plantas de interior tienen su origen por la presencia de alguna plaga. Veamos cuales con las mas comunes que podemos encontrarnos en nuestros hogares:

Arañas rojas

Araña roja acaro

Las arañas rojas no son insectos, sino ácaros microscópicos.

Atacan a las hojas de las plantas y, sobre todo, a su savia. Proliferan en ambientes muy secos (¡la ola de calor es su ideal!) y cálidos (¡les encanta la calefacción en invierno!).

Al tejer telas o morder el envés de las hojas, las arañas rojas provocan la decoloración y la caída del follaje. Para prevenir estos riesgos, se recomienda muchisimo añadir humedad alrededor de tu planta.

Cochinillas

cochinillas

Vas a oír hablar mucho de esta plaga. Muy comunes en nuestras plantas “amigas”, las cochinillas también atacan su savia chupándola para debilitarlas. Esto dará lugar a un follaje muy pegajoso y amarillento con el tiempo.

Pueden reconocerse por dos aspectos distintos: “pequeños caparazones marrones inmóviles” o “racimos escamosos blanquecinos”. En ambos casos, las cochinillas afectarán a tus plantas de la misma manera.

Si las cochinillas son pocas en las hojas de tus plantas, puedes intentar eliminarlas con un bastoncillo de algodón empapado en alcohol desnaturalizado. Si hay más, rocía las hojas con jabón negro o aceite mineral.

Pulgones

pulgones

Los pulgones son pequeños insectos verdes, negros o rosados, conocidos como insectos mordedores y chupadores. Trabajan principalmente en primavera y verano.

Hay dos formas de deshacerse de ellos: la primera es aplastarlos con los dedos mientras se somete a los tallos a un fuerte chorro de agua; esto se hace mejor al aire libre o en la bañera. La segunda solución es aplicar una solución de jabón insecticida a los tallos infectados.

Moscas blancas

mosca blanca

Al igual que los pulgones, las moscas blancas también son insectos picadores y chupadores. Su periodo preferido es principalmente el verano.

La mosca blanca sólo afecta inicialmente a las hojas de tus plantas. Pero luego, pone huevos en el envés de las hojas, dando lugar a larvas planas y blancas. Estas larvas se alimentan entonces de la savia de la planta y la infestan al mismo tiempo.

Se desarrollan fácilmente en entornos como verandas o invernaderos, y si tus plantas no se tratan, desarrollarán “fumagina”, una enfermedad que detiene gradualmente el crecimiento y provoca la muerte de la planta.

Los trips

trip plantas

Los trips son insectos picadores y chupadores que se desarrollan durante todo el año.

Las hojas y las flores de tus plantas son los principales objetivos de estos insectos. También conocidos como “arañuelas” o “escarabajos de agosto”, los trips tienen alas largas, finas y ciliadas.

Como adultos y larvas, estos insectos se desplazan por el haz o el envés de la hoja, picándola para alimentarse de la savia.

El impacto de los trips será la deformación de las flores y las hojas, llegando a secarlas. Su lugar preferido para vivir es en ambientes cálidos y secos, sobre todo en invernaderos y salas de estar.

Conclusión

La mayoría de los problemas visibles en nuestras plantas de interior suelen ser provocados por cuidados equivocados o inapropiados, lo que provoca enfermedades fisiológicas que afectan el desarrollo normal de una planta.

Sin embargo, algunas veces puede ocurrir que aparezcan plagas como las cochinillas o la araña roja, en estos casos siempre es importante tratar las plantas lo más rápido posible, sobre todo para evitar que las lesiones provocadas por estas plagas, dejen la puerta abierta a los hongos y a las bacterias, que terminaran irremediablemente, matando nuestra planta.

Recuerda: Al igual que pasa con el resto de los seres vivos, las plantas tambien pueden sufrir desde la falta de nutrientes hasta el ataque mortal de un virus, pero así como los humanos tratamos de tener mejores condiciones de vida y alimentación para evitar enfermarnos, lo mismo pasa con nuestras plantas, solo que ellas no pueden hacer esos cambios y cuidados por si solas, necesitan de nuestra ayuda y es tan simple como proveerle las condiciones ideales para su desarrollo.

Procura sobre todo cuidar mucho la humedad ambiental, debe ser la justa, ni poca ni mucha, eso reducirá mucho la aparición de las enfermedades en su gran mayoría.

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll to Top