Agregar sombra a tu pérgola con persianas de madera

Tu pergola (y tu porche o galeria) puede ser mas acogedor con persianas de madera

Si tienes la suerte de tener una pérgola en el jardín, o un porche o galería, también sabes que, a veces, el sol puede resultar un poco molesto, pero, ¿Cómo agregar sombra a este espacio de una forma estética y funcional?

En la nota de hoy, hablaremos de una gran alternativa a la hora de sombrear el área de tu pérgola o porche, las persianas, más precisamente, las persianas alicantinas.


Las persianas enrollables o alicantinas

Si no las conoces, las persianas alicantinas tuvieron su origen en Alicante, España. Son un tipo de persiana enrollable muy fácil de instalar, y, sobre todo, muy funcionales a la hora de subir y bajar, pero también, al tiempo que evitan el paso del sol, permiten el paso del aire. Es por ello, que las persianas alicantinas de madera fabricadas a medida son una excelente alternativa para cubrir tu pérgola o porche.

Su estructura y funcionamiento es muy simple y básico.
Se trata de lamas o tablillas independientes, unidas mediante un sistema similar a una cadena, y un cordón en medio unido a una polea, del cual, al tirar, hace que la persiana se enrolle sobre sí misma.

Esta funcionalidad aplicada a tu pérgola o porche, te dará también la ventaja de poder subirla a diferentes alturas según lo necesites.

Las versiones en madera son a mi perecer las más bonitas y de hecho son las clásicas, las de siempre (las originales), pero debo mencionar que también están disponibles versiones realizadas en plástico o PVC, que simulan el aspecto del nogal, del marfil, etc. Y un adicional estético de estas persianas, es que pueden conseguirse en diferentes colores, dándonos así un plus a la hora de planificar nuestra decoración.

persianas alicantinas de diferentes colores

Instalar una persiana enrollable en tu pérgola o porche


Como verás a continuación, instalar este tipo de persianas es realmente fácil y rápido. Solo vas a necesitar:

  • Pitones Cerrados o cáncamos
  • Pitones L (abiertos) o alcayatas
  • Fisher en caso de que tu pérgola no sea de madera
  • Y por supuesto, las herramientas como taladro y destornillador.

Los pasos para la instalación son los mismos ya sea que se trate de una persiana de madera como de una de plástico-PVC.

Lo primero que debemos hacer es decidir desde donde vamos a colgar la persiana, podemos hacerlo desde el borde interior del techo de la pérgola o bien, desde el “canto” de la viga o techo.

Si la vamos a colgar del canto o techo, los pitones cerrados o cáncamos se colocan en la parte superior. Si, por el contrario, vamos a montarla sobre la pared o costado de la viga, los pitones cerrados o cáncamos van en la parte trasera de la base de la persiana.

Como siempre, las imágenes lo explican mucho mejor:

INSTALACIÓN SUPERIOR

INSTALACIÓN LATERAL

El siguiente paso depende de donde colgaremos la cortina también.
Si va a ir montada desde el techo, usaremos un cáncamo hembra o pitón abierto, y si la vamos a montar desde la pared, usaremos los Pitones L o alcayatas.

Aquí nuevamente una ilustración para que quede súper claro y complete los ejemplos anteriores:


Y eso es todo a la hora de instalar una persiana alicantina en nuestra pérgola, como has podido leer, es súper sencillo y no debería tomarte más de media hora, la única consideración que te aconsejo que tengas presente, es tomar muy bien las medidas, para que los diferentes ganchos coincidan perfectamente a la hora de encastrarlos.

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba