El mantenimiento del césped en cada estación del año

Si bien, cada variedad de césped tiene sus requerimientos, hay cosas que todos agradecerán

Césped y mantenimiento son palabras que van juntas todo el año. Y es un error pensar que el mantenimiento del césped es sólo una práctica de primavera o verano. En cada estación, un poco más o un poco menos, hay cosas que hacer si quieres un lindo, saludable y verde césped.

Mantenimiento y cuidado del césped en primavera


cesped en primaveraEmpecemos con la primavera porque es la estación (junto con el otoño) en la que se siembra el césped.

El mejor período para la siembra es marzo-abril (en el hemisferio norte) septiembre-octubre (en el hemisferio sur) aprovechando las lluvias primaverales y las temperaturas suaves (la temperatura ideal para la siembra es de unos 15°C).

Para las semillas recuerden que: el lolium y la festuca tienen un buen rendimiento estético, pero son sensibles al estrés térmico y al exceso de agua.
La variedad poa pratensis es una de las más robustas y adecuadas para un césped rústico, también porque se expande fácilmente.

Si el césped ya está crecido, el corte debe comenzar en la misma época (comienzos de primavera). Comienza con una siega cada dos o tres semanas y llega a una por semana.

Lo ideal para el césped doméstico es mantener la hierba entre 2 y 4 centímetros de altura (un poco más si el césped está a la sombra) lo que significa cortar el césped con frecuencia hasta el otoño.

Nunca debes dejar que la hierba crezca demasiado y nunca debes quitar más de un tercio de la hoja con un corte.

Si necesitas adquirir un cortacésped, te recomiendo esta página: https://tucortacesped.es/ Allí encontrarás de forma sencilla las comparativas entre las diferentes opciones para poder elegir el cortacésped que más te convenga y más se adapte a tu necesidad.

La primavera también es el momento de una ligera escarificación del césped para volver a sembrarlo en las zonas escasas y restaurar las zonas estériles.
La escarificación también sirve para eliminar el musgo y las malas hierbas de invierno y crea las condiciones adecuadas de aire y luz en el suelo para que las nuevas semillas echen raíces.
Las zonas estériles deben ajustarse primero añadiendo nueva tierra y nivelarse antes de volver a sembrar.

Mantenimiento del césped en verano


veranoSi los restos de corte son pequeños, delgados y quedan bien distribuidos en el césped, actúa como un fertilizante natural. Con la llegada del calor del verano, también actúa como mantillo, restaurando y conservando un mínimo de humedad en el suelo y tiende una acción fertilizante equilibrada.

Los residuos de la hierba cortada contienen nitrógeno, fósforo y potasio en una proporción de 8:1:5, que, al pasar por el suelo, reducen la necesidad de fertilizantes.
Sin embargo, hay que tener cuidado: usar como mantillo los restos de corte del césped es una práctica que debe manejarse con cuidado y dejarse secar bien en suelos ligeros. De hecho, existe el riesgo de crear un exceso de humedad con la consiguiente formación de musgo y moho.

En verano, especialmente en la primera parte, el césped crece rápidamente y absorbe muchos nutrientes. Si el nitrógeno, el fósforo y el potasio no se transfieren con el mantillo, es posible que se necesite un fertilizante (especialmente nitrógeno y fósforo en primavera).

Sin embargo, atención: el suelo debe estar suficientemente “alimentado” en su estructura para el verano, porque dar demasiado fertilizante en verano o hacerlo con demasiada frecuencia puede causar una acumulación de sales y resultar dañino.

El mes de junio/diciembre, entre la primavera y el verano, es el período en el que se trasplanta el césped en rollos, que también se utiliza para reemplazar parches de hierba seca.
El procedimiento es el siguiente:

Una vez retirada la parte dañada, se prepara el terreno con algo de tierra fertilizada y se colocan las champas de césped compradas o retiradas de otra zona del jardín (la retirada se hace con una pala teniendo cuidado de levantar la capa de hierba con al menos 7-8 cm de tierra debajo).

El verano es el período en el que el césped necesita agua a diario.
Las horas más adecuadas para el riego son la mañana temprana o la tardecita/noche. Evita las horas más calurosas del día con el sol alto porque, además del choque térmico, las gotas de agua podrían causar un efecto lupa y producir quemaduras en las hojas.

Si tienes muy poco césped y puedes regar a mano, es una buena idea dejar que el agua descanse en un recipiente o regadera antes de usarla para que tome temperatura ambiente y se depositen en el fondo la cal e impurezas.  Para eliminar la cal también se puede usar el truco de añadir turba al agua antes de usarla.

En verano, el césped necesita aproximadamente de 4 a 6 litros de agua por metro cuadrado al día. En un jardín donde también hay arbustos, setos y plantas, la cantidad aumenta considerablemente. Es mucho, pero recuerda que las plantas herbáceas se componen de un 85-90% de agua.

Mantenimiento y cuidado en otoño


otoñoEl otoño, junto con la primavera, es la estación de siembra del césped. La mejor época otoñal es de finales de septiembre a finales de octubre (en el hemisferio norte) o de finales de marzo a finales de abril (en el hemisferio sur), antes de que las temperaturas bajen demasiado.

El otoño es también el momento de resembrar el césped, lo cual ayuda a preservar un manto verde incluso en invierno. La semilla más utilizada para esta operación es el lolium perenne, que debe esparcirse entre la hierba y regarse abundantemente si la lluvia se hace desear.

También en otoño es bueno fertilizar el césped, pero en esta estación debe darse prioridad al potasio (incluso de liberación lenta) que dará el alimento adecuado al césped durante el descanso invernal.

Lo que es muy importante en otoño es quitar las hojas caídas de árboles y arbustos sobre el césped con un rastrillo o un soplador. Si las hojas quitan la luz a la hierba, existe el riesgo de que se vuelva amarilla o se pudra.

Mantenimiento del césped en invierno


inviernoDurante el invierno, cuando el suelo está muy frio o congelado y el pasto es frágil, se debe evitar caminar sobre el césped tanto como sea posible. Sin embargo, debes seguir limpiando periódicamente las hojas y ramitas secas para evitar que se pudran en la hierba.

Antes de que lleguen las heladas, es una buena idea extender un mantillo de invierno hecho de tierra ligera mezclada con turba y estiércol estacionado (el estiércol de caballo es excelente) sobre toda la superficie del césped. En el caso de un suelo particularmente compacto, también se puede añadir un 20-30% de arena fina a la mezcla.

Para un mantillo invernal de este tipo se necesitan 2,5-3 metros cúbicos de compuesto por cada 100 metros cuadrados de césped.

La altura del césped en otoño e invierno debe ser aumentada en un 20% para mejorar la capacidad de producir energía. Por ejemplo, un césped de festuca arundinácea debe ser cortado a 6 o 5 cm.

Recuerda que es igualmente importante evitar que el césped sobrepase los 9 cm de altura durante el invierno: en este caso el césped debe ser cortado siempre.

Y así, aguardamos la llegada de la nueva primavera para volver a empezar…

Califica este Post

Nada Mal!

Te han parecido útiles las recomendaciones y consejos sobre las tareas de mantenimiento del césped en cada estación del año? Dale tus estrellas al post

Calificación de Usuarios ¡Se el primero!

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba