Esquejar y salvar una Aglaonema moribunda

Hay plantas muy duras de matar, plantas que pueden vivir en condiciones bastante pobres. Sin embargo, todas tienen un limite.
La Aglaonema es una de ellas y en esta experiencia veras no solo los motivos de su decadencia, sino tambien (y lo mas importante) como recuperarla y salvarla de una muerte segura.

Veremos como hacer esquejes de aglaonema, tanto de punta como de sección de tallo, y tambien, como recuperar el tocón de raíces.

No dejes de leer al completo esta nota, ya que es una técnica que podrás aplicar a otras plantas tambien.

Esquejar y salvar una Aglaonema moribunda

¿Por qué mi Algaoenema se estaba muriendo?

Mi aglaonema (Aglaonema commutatum ‘Alumina’) había visto ciertamente días mejores.

Cuando la compré en 2004, formaba una hermosa y densa cúpula de hojas carnosas y lanceoladas de un curioso color, verde grisáceo “aluminio”, según el nombre de su cultivar. No había rastro de ningún tallo bajo el abundante follaje, que estaba tan lleno.

Nunca vi esta planta como una estrella que tuviera prioridad sobre las muchas otras plantas de interior que cultivo. Su compra fue más bien práctica. Mientras que plantas de todo tipo se encuentran en las ventanas de mi casa, donde hay abundante luz y pueden desarrollarse, tenía poca “vegetación” dentro de la habitación, donde la luz era menos generosa.

Así que, en ocasiones, completo mi decoración lejos de las ventanas con plantas estrictamente funcionales. Bonita, por supuesto, pero sobre todo capaz de tolerar poca luz y un mantenimiento limitado. Y la aglaonema es una de las pocas plantas que pueden sobrevivir muchos años con una iluminación realmente mínima… y tolerar mi negligencia, porque mientras mimo mis plantas de colección, tiendo a prestar poca atención a las plantas que uso estrictamente con fines ornamentales. 

Aglaonema 'Alumina' en su mejor momento, con hojas lanceoladas de color peltre.
Este es el aspecto de mi Aglaonema ‘Alumina’ en su apogeo, con su precioso follaje de color peltre.

Y esta aglaonema ha desempeñado muy bien su papel de elemento decorativo. Durante 13 años, la trasladé aquí y allá, según las necesidades, pero siempre en los lugares más oscuros de la casa. Creció, pero muy, muy lentamente.

Nunca la trasplanté, nunca lixivié su tierra, nunca la aboné. El mantenimiento era muy básico: regar cuando la tierra de la maceta estaba seca y arreglar un poco de vez en cuando para eliminar las hojas más viejas y bajas, que acababan por ponerse amarillas (ninguna hoja es eterna).

La Aglaonemae se ha quedado pelada, con los tallos doblados y retorcidos, sin el menor encanto.
Con el tiempo, la planta se había quedado calva y sus tallos se doblaban y retorcían, sin el menor encanto.

Pero a partir de los 14 años empezó a deteriorarse seriamente, mostrando cierta angustia. Sus 6 tallos, cortos y completamente ocultos bajo el denso follaje al principio, eran ahora largos y desgarbados, expuestos a la vista. Y si al principio habían estado perfectamente erguidos, ahora no lo estaban. Bajo su propio peso, empezaron a doblarse, luego a plegarse y curvarse.

En la naturaleza, cuando el tallo de una agalonema alcanza una determinada altura, se dobla hasta tocar el suelo y arraiga allí para producir una nueva planta. Esto se llama acodo y es, junto con la siembra, una de sus formas de multiplicarse.

En mi casa, sin embargo, se doblaban en cualquier dirección, de forma poco elegante. Y no echó raíces, por supuesto, porque no había tierra alrededor para enraizar. 

Además, con el tiempo tenía cada vez menos hojas, a menudo sólo 2 ó 3 hojas cortas y a menudo deformadas o retorcidas por el tallo, en contraposición a la decena de hojas largas y rectas por tallo que solía tener. ¿Por qué? Porque cuanto más contaminado estaba su suelo con sales minerales (el residuo de años de riego con el agua dura de mi municipio), menos podían las raíces asegurar una adecuada hidratación de las hojas.

Además, se había formado un grueso anillo de caliza amarillenta alrededor de la maceta, un claro síntoma de contaminación y, además, si regaba demasiado, el agua que salía de los agujeros de drenaje ya no era clara, ni siquiera amarilla, sino francamente anaranjada, tanto que llevaba minerales perjudiciales. Habría tenido que trasplantarla, cambiando toda esa tierra tóxica. O, al menos, lavar la tierra vertiendo agua clara sobre ella y dejándola escurrir en el fregadero para disolver y eliminar todos los minerales posibles. Pero… no lo hice.

Así que durante unos años más seguí regándola sin hacer nada (trata de no hacerlo tu, por fi)

Pero a principios de 2020, después de 18 años en la misma maceta y tierra, la planta empezó a derrumbarse literalmente. Incluso un tallo se rompió y cayó al suelo, con todas sus raíces quemadas. Mi aglaonema, antes densa y atractiva, era ahora una monstruosidad e incluso parecía que se estaba muriendo. Era tan fea que mi marido quería que me deshiciera de ella. Incluso yo pensaba que probablemente sólo era buena para el montón de compost.

Pero al tomarla en mis manos para vaciar la maceta en el compostador, me sentí culpable. Nunca le había dado el respeto que merecía, esta planta que había decorado tan bellamente mi casa durante tantos años. ¿Tal vez podría intentar salvarla? ¿Tomar un corte o dos? O incluso -¿por qué no? – Darle un rejuvenecimiento completo, un cambio de imagen: un “relooking”. 

Del pensamiento a la acción: Recuperar mi Aglaoenema

Aglaonema envejecida antes de la metamorfosis, con sus tallos retorcidos y curvados, en una maceta. Las tijeras de podar están a punto de cortar un tallo.
Sí, este desgarbado ejemplar fue la planta que decidí intentar revivir.

Así que llevé la planta a mi mesa de trabajo. 

En primer lugar, saqué unas cuantas macetas y preparé un poco de tierra para macetas en un cubo, añadiendo agua caliente y removiendo para humedecerla bien. Luego rodeé la planta, eliminando las hojas muertas, amarillentas o dañadas. En uno de los tallos, ¡sólo quedaba una hoja viable! 

Metamorfosis 1: Una maceta con esquejes de puntas de agloenema

Un trozo de papel de periódico colocado en el fondo del recipiente para que sirva de filtro.
Siempre pongo un trozo de periódico en el fondo de la maceta antes de añadir la tierra. Actúa como un filtro. Otras personas utilizan una toalla de papel o un filtro de café.

A continuación, puse un trozo de papel de periódico en el fondo de una maceta de 20 cm para tapar los agujeros de drenaje, lo que permite que el exceso de agua, pero no la tierra de la maceta, salga de ésta después de regar.

Despues, llené la maceta con tierra húmeda hasta 3 cm del borde, dejando un espacio para verter agua al regar.
La maceta estaba lista: ahora a las tijeras de podar. 

Esquejes de punta de Aglaonema con tallos largos y desnudos.
Los extremos del tallo de una aglaonema pueden utilizarse fácilmente como esquejes.

A continuación, corté el extremo de cada tallo a unos 15 cm de longitud. Aunque el tallo es grueso, no es leñoso y se puede cortar a la velocidad del rayo, así que pronto tuve un pequeño montón de tallos para esquejar.

Sólo quedaba colocar los esquejes en la tierra como si fueran velas en una tarta de cumpleaños. No se necesitan hormonas de enraizamiento: las aglaonemas enraízan con facilidad, aunque lentamente. 

esquejes de agaoename en mini invernadero
Siempre cultivo los esquejes asfixiados (mini-invernadero), excepto los esquejes de suculentas.

Después, metí la maceta con los esquejes en una gran bolsa de plástico transparente y la coloqué en un lugar bastante cálido y moderadamente iluminado, en este caso bajo uno de mis fluorescentes.
Sin embargo, un alféizar al este o al norte o un lugar más central en una habitación orientada al sur o al oeste habrían dado resultados similares. Sólo hay que evitar el pleno sol mientras las plantas están en el sofoco o se cocinarán.

Sellados en la bolsa en tierra húmeda, los esquejes se benefician de una humedad atmosférica de casi el 100%, lo que les permite enraizar sin riesgo de perder humedad por evaporación. De este modo, se mantienen en perfecto estado hasta que se forman nuevas raíces.

Esta es una buena técnica para la mayoría de los esquejes de plantas no suculentas, pero aún más para los que son naturalmente lentos para enraizar, como la aglaonema. 

¡Ya está! Un primer cambio de imagen realizado: ¡siguiente!

Metamorfosis 2: Esquejes de segmentos de tallo

Segundo, sí, pero con el mismo principio. Así que preparé una maceta de 20 cm de tierra para macetas idéntica a la primera. 

Entonces es el momento de echar un vistazo a la planta madre.

Aglaonema después de eliminar las puntas de sus tallos. Todo lo que queda son tallos largos, retorcidos y doblados que ahora no tienen hojas.
La poda hizo que la planta madre tuviera un aspecto feo, peor que antes… pero la transformación aún no estaba completa. ¡Es hora de la segunda metamorfosis!

Ahora, sin una sola hoja y con largos tallos que se arqueaban en todas direcciones, cada uno de los cuales terminaba en un muñón, tenía un aspecto aún más feo que nunca: ¡una auténtica cabeza de medusa! ¿Qué hacer al respecto? Pues bien, corta por lo sano, por supuesto. 

Así que corté todos los tallos justo por encima del nivel del suelo, dejando un pequeño tocón justo por encima de la tierra en cada lugar donde había habido un gran tallo. 

Así obtuve cinco tallos largos, retorcidos y desgarbados que representaban casi 20 años de crecimiento y que pude cortar en secciones, “esquejes de sección de tallo”, oficialmente.

Podría haberlos cortado en pequeños segmentos de sólo 2 cm, ya que un esqueje con tan sólo 2 o 3 nodos es perfectamente capaz de enraizar. Pero con unos 5 ó 6 esquejes por maceta, eso me habría dado 15 ó 20 macetas cuando sólo quería una. Así que corté un único segmento de unos 15 cm de longitud para cada tallo. ¿El excedente? Sólo hay que compostar.

Una maceta con tierra en la que se presionan horizontalmente segmentos de tallos de aglaonema.
Coloqué los esquejes de los segmentos del tallo en horizontal, presionándolos en la tierra de la segunda maceta.

Lógicamente, debería haber plantado los esquejes del tallo en vertical, pero para ello es absolutamente necesario no invertir el esqueje por accidente. Porque si plantas un tallo cortado al revés, no echará raíces. La parte inferior de la planta madre, la más cercana a las raíces, debe apuntar hacia abajo para recuperar la vida.

Sin embargo, en el caso de un tallo de aglaonema desprendido de su planta original sin punta ni raíces… bueno, sería fácil invertir el corte accidentalmente. Entonces, ¿por qué correr el riesgo? Sobre todo cuando hay otra solución: poner los esquejes en horizontal, de lado, y presionarlos en la tierra húmeda de la maceta para que queden semienterrados, que es lo que yo hice. 

Una vez más, puse la maceta resultante en un entorno adecuado.

Metamorfosis 3: Trasplante y rejuvenecimiento de la aglaoenema

Volvamos a la planta madre, ahora reducida a cinco tocones que apenas atraviesan el suelo. 

Aglaonema tumbada en el suelo y sacada de su maceta. Cepellón envuelto con raíces gruesas.
La planta madre doblada en el suelo y sacada de su maceta, revelando una masa de raíces envolventes

Saqué lo que quedaba de la planta madre de su maceta. Como esperaba, una masa de gruesas raíces envolventes rodeaba el cepellón. Sin embargo, me sorprendió que muchas raíces parecieran sanas. Esperaba una masa de raíces muertas y putrefactas.

Recuerda que la tierra del cepellón estaba, después de 18 años, contaminada con sales minerales. Y las raíces que rodean a la planta la perjudican más de lo que la ayudan. Esto es lo que hice para corregir la situación.

El cepellón de una aglaonema expuesto al aire. La parte inferior se retira con una sierra.

Con una sierra de podar, corté y deseché el tercio inferior del cepellón. 

Ilustración de un cuchillo cortando rodajas de raíz alrededor del cepellón de una planta.

También quité las raíces alrededor del cepellón, rodaja a rodaja, con la sierra. ¡Adiós a las raíces envolventes!

Golpeando con bastante fuerza lo que quedaba del cepellón contra una bandeja de goteo junto al fregadero, conseguí arrancar la mayor parte de la tierra restante.

Por último, enjuagué lo que quedaba del cepellón -algunos tallos cortos y raíces acortadas- en agua del grifo hasta que el agua que salía era clara y ya no era naranja. También corté todas las raíces marrones y podridas con unas tijeras de podar, ¡y había muchas! – dejando sólo las raíces blancas y sanas.

Ahora sólo faltaba enmacetar la masa de raíces y bases de tallos. Así que puse un trozo de periódico en el fondo de una tercera maceta y añadí unos 5 cm de tierra húmeda para macetas, lo suficiente para que el cepellón alcanzara la altura deseada, con la parte superior a 2 cm del borde.

A continuación, como en todo trasplante, centré el cepellón en la maceta y rellené el espacio vacío alrededor con tierra para macetas, empujando la tierra a través de las raíces con los dedos. Desordenado, sí, pero inmensamente satisfactorio. 

Sinceramente, hay que tener un poco de fe para creer que estas cepas casi sin raíces producirán alguna vez un nuevo crecimiento sano, ¡pero siempre soy optimista cuando se trata de plantas!

Por supuesto, coloqué esta última maceta en una bolsa de plástico transparente para que la planta se recuperara de su “operación quirúrgica”.

Los resultados… varios meses después

La planta madre de aglaonema que ha vuelto a crecer a partir de los tocones replantados.
La metamorfosis número 3 -lo que quedaba de la planta madre- fue la más rápida

Las aglaonemas siempre son muy lentas en su crecimiento, pero los resultados más rápidos se obtienen al podar la planta madre y trasplantarla.

Al cabo de tres meses era pequeña, pero estaba cubierta de hojas frescas, jóvenes y muy sanas, y estaba muy arraigada. Entonces pude retirar la bolsa: ya no necesitaba su alta humedad.

Metamorfosis 1: hojas más grandes, pero en menor número.
Metamorfosis 1: La maceta de esquejes de punta tardó más tiempo, pero dio excelentes resultados.

La metamorfosis 1, la maceta de esquejes de punta, se recuperó más lentamente. De hecho, tenía muy buen aspecto desde el momento en que se plantó en la maceta, pero claro, no tenía raíces… y el enraizamiento era lento.

De vez en cuando tiraba suavemente de los tallos para sentir si parecían sólidamente anclados en la tierra, señal de un buen enraizamiento. Parecía que habían agarrado bien después de 5 meses y entonces saqué la “nueva planta” de su mini-invernadero.

Para comparar, la metamorfosis 1 tiene hojas más grandes que la 3, pero menos hojas. Sé que se llenará más con el tiempo. Dentro de poco, seguramente los dos tendrán la misma calidad.

Para ser sincera, debería haber cortado los esquejes superiores más cortos: dejé demasiado tallo desnudo por encima del suelo. Por lo tanto, en algún momento me propongo quitar el cepellón, serrar la parte inferior para sacar un buen trozo, y luego plantarlo más profundamente en una nueva maceta, y cubrir gran parte del tallo desnudo con tierra para macetas. La parte del tallo cubierta por la tierra de la maceta echará raíces con el tiempo, fortaleciendo la planta.

Maceta con esquejes de aglaonema colocados horizontalmente. Se ven dos brotes.
La Metamorfosis 2, la maceta que contenía los esquejes de tallo colocados horizontalmente, fue la más lenta en crecer y sigue siendo la de crecimiento más irregular.

En cuanto a los esquejes de tallo horizontal, metamorfosis 3, todos están todavía verdes y enraizados, pero sólo dos han producido hojas verdaderas, mientras que de un tercer tallo está saliendo actualmente un pequeño brote y pronto debería aparecer una primera hoja. ¡Y eso es 9 meses después! He vuelto a poner esta maceta en el asfixiador para ayudar a los dos últimos esquejes a echar raíces.

Un brote verde puntiagudo desde el suelo junto a un esqueje de tallo de Aglaonema.
Actualmente está creciendo un brote de un tercer esqueje de tallo y pronto producirá su primera hoja

3 macetas de aglaonema: esquejes de punta, planta madre rejuvenecida y esquejes de tallo horizontales.
Los resultados después de 9 meses: esquejes de punta (izquierda), planta madre rejuvenecida (centro) y esquejes de tallo horizontales (derecha).

¡Así que ahí lo tienes! Una aglaonema fea y probablemente moribunda se ha convertido en dos macetas de aglaonemas frondosas que, aunque son jóvenes, son bastante bonitas, y una maceta de rebrote que se está recuperando más lentamente, pero que sin duda será un gran éxito por derecho propio algún día.

Un cambio de imagen bastante exitoso, creo.

Esquejar y salvar una Aglaonema moribunda (1)

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba