La planta que se mueve: Sensitiva o Mimosa Pudica

MIMOSA PUDICA - LA PLANTA QUE SE MUEVE

¿Conocías a la planta que se mueve sola? La Mimosa Púdica, llamada comúnmente sensitiva, dormilona, vergonzosa o moríviví, es una planta que reacciona con movimientos instantaneos al ser tocada, al calor y al viento. Descubre porqué lo hace, como lo hace y tambien, como sembrarla y cuidarla en casa.

¿Sabías que todas las plantas pueden moverse? Un tallo crece hacia arriba y también hacia la fuente de luz.
Las hojas también se mueven hacia la luz, cambiando imperceptiblemente su posición cuando el sol se desplaza; así, una planta que sólo recibe la luz del sol por un lado se inclinará en esa dirección.

Los botones florales del girasol común (Helianthus annuus) giran hacia el este por la mañana y hacia el oeste al final del día. Además, algunas plantas tienen hojas o flores que se cierran por la noche y se abren durante el día: este fenómeno se denomina nictiosis.

Por último, los volubles tallos y zarcillos de las trepadoras se enroscan alrededor de sus soportes. Por eso, quien afirme que las plantas no se mueven se equivoca: se mueven… pero muy lentamente, sin que te des cuenta.

Algunas plantas, en cambio, se mueven de forma muy visible. Seguramente has visto en la televisión o en persona la trampilla de un atrapamoscas (Dionaea muscipula, una planta carnívora) cerrándose sobre un insecto, por ejemplo.

Y hay docenas de otras plantas que tienen movimientos súbitos y muy visibles cuando se las toca, un efecto que se llama ” tigmonastía“.

La planta que se mueve más cuando la tocas

Pero la maestra indiscutible de las “plantas móviles” es la sensitiva (Mimosa pudica).

Sus múltiples hojas son increíblemente sensibles al tacto. Sólo tienes que tocar un foliolo para que se cierre.
Si pasas el dedo por el tallo de la hoja, los foliolos de cada lado se pliegan uno tras otro, como fichas de dominó.
Y si agitas la hoja, no sólo se repliegan todos los foliolos, sino que toda la hoja se hunde, como para escapar de tu “ataque”.

Y la planta sensible también lo es al calor: acerca una cerilla encendida a la planta y todas sus hojas se cerrarán. A menos que haya otra perturbación, las hojas permanecerán cerradas durante unos 15 minutos, y luego se abrirán de nuevo.

Por cierto, las hojas de la sensitiva o vergonzosa también son nictinas: se cierran también por la noche, como las hojas de muchas plantas.

A pesar de su nombre botánico, Mimosa, la sensitiva no está estrechamente relacionada con el árbol de fragantes flores amarillas llamado mimosa, pero que no es en absoluto una mimosa, sino una acacia (Acacia dealbata) originaria de Australia. La acacia no reacciona al tacto.

Sin embargo, hay otras sensitivas (Mimosa), de hecho casi 400 especies: todas reaccionan al tacto. Hay incluso una que tolera los inviernos fríos y puede cultivarse como perenne en las regiones templadas: “M. nutallii”

También hay otras plantas tigmonásticas (que responden al tacto), sobre todo de los géneros Oxalis, Biophytum, Codariocalyx, Drosera y Neptunia (un género relacionado con la Mimosa), incluida la “sensible acuática”, N. oleracea, que a veces se utiliza en cuencas.

¿Por qué se mueve la mimosa pudica o sensitiva?

la planta que se mueve cuando la tocas

Esta curiosa reacción no ha dejado de llamar la atención de los científicos. El propio Darwin estudió a la sensitiva, pero a pesar de más de 200 años de estudio, todavía no está claro qué es lo que hace que la sensitiva reaccione tan rápidamente.

Se sabe que hay un nódulo (“pulvinus”) lleno de agua en la base de cada folíolo y también en la base del pecíolo y que es la rápida pérdida de esta agua lo que hace que la hoja se mueva tan rápidamente. Y que hay corrientes eléctricas entre los pulvinus, casi como los nervios de los animales. Y que también hay una reacción química.

Todo sucede muy rápidamente: la hoja empieza a moverse en una décima de segundo. El mecanismo exacto de esta reacción no se conoce bien.

Pero si el material sensible reacciona tan rápidamente, debe haber una razón. Los científicos apuestan por estas tres:

200207d clipart library toppng com

En primer lugar, puede ser un mecanismo de defensa contra los insectos y los animales cazadores.
En efecto, cuando un herbívoro se inclina para masticar las hermosas hojas de la sensitiva, todas las hojas se cierran, dejando un tallo aparentemente desnudo y, además, muy espinoso: ¡nada muy sabroso!

Además, la “sensibilidad” de la planta puede protegerla del fuego.
Un incendio de arbustos pasará muy rápidamente y las hojas de la planta sensible, que ya se han cerrado al primer indicio de un rápido aumento de la temperatura, suelen salir indemnes.

Por último, es posible que este movimiento también proteja a la planta de la lluvia o de los vientos demasiado fuertes.

Cómo sembrar y cuidar una Mimosa Pudica o planta sensitiva

Aclaremos algo: la sensitiva, aunque se venda con este fin en los viveros, no es una buena planta de interior, al menos si se juzga el éxito de una planta por su longevidad.

De hecho, en condiciones domésticas, la sensible tiende a vivir 5 ó 6 meses (8 ó 9 meses si la cultivas a partir de semillas) y luego se marchita.
Pero durante este tiempo, tienes el placer de observar sus movimientos y experimentar. ¡Es un tema excelente para el botánico en ciernes!

Las plantas sensibles se pueden comprar en algunos centros de jardinería o se pueden adquirir paquetes de semillas, ya sea en una tienda o en un catálogo en línea (¡una búsqueda rápida en Internet revelará muchos proveedores!), y las plántulas crecen muy rápidamente.

Por el coste de un solo paquete de semillas más unas cuantas macetas recicladas y un saco de tierra para macetas, es posible abastecer a todo tu barrio de plantas sensibles.

Y también puedes sembrar las semillas en el exterior en verano para hacer una anual (en la naturaleza, es una perenne tropical de corta duración).

Plántulas jóvenes de mimosa pudica.
Plántulas jóvenes de mimosa pudica.

Las semillas muy duras de la mimosa pudica germinan con dificultad y lentamente… a menos que les des un tratamiento térmico.

  • Coloca las semillas en un colador y vierte sobre ellas agua hirviendo. Sí, no tibia: ¡hirviendo!
    Alternativamente, vierte agua caliente en un termo y deja las semillas en remojo durante 48 horas.
  • A continuación, siembra las semillas en una maceta con tierra húmeda, cubriéndolas apenas con tierra.
  • Mantén la maceta en un lugar bastante cálido (unos 21-24°C) y la germinación se producirá en una semana aproximadamente. A temperaturas más frías, la germinación puede tardar de 3 a 4 semanas.

Se necesita una buena iluminación y un riego regular para mantener la planta en buenas condiciones. La temperatura normal de nuestras casas está bien. No hay necesidad real de fertilizarla: probablemente no vivirá lo suficiente como para beneficiarse de ello. En cualquier caso, es una maleza de suelos pobres en su América Latina natal, por lo que necesita pocos nutrientes.

Si tu planta está alguna vez infestada de insectos (parece ser especialmente susceptible a las arañas rojas y a los trips), es importante saber que puede ser sensible a los pesticidas. Prueba siempre una o dos hojas antes de aplicar los pesticidas. Si se vuelven negras, prueba con otro producto. A menudo, la solución más fácil es simplemente enjuagar la planta con agua caliente.

mimosa pudica florecida

Notarás que tu Sensitiva florece rápidamente, a menudo en menos de 3 meses, produciendo interesantes, aunque no necesariamente llamativas, inflorescencias redondeadas y plumosas de color rosa púrpura. Sin embargo, las flores producen vainas de las que, cuando se vuelven marrones, se pueden recoger semillas para iniciar nuevas plantas.

Aunque no se puede decir que la planta que se mueve sea la más fácil de todas las plantas de interior, cultivarla es una experiencia fascinante para personas de todas las edades, desde los 5 hasta los 105 años. Y si eres educador, es una gran opción para el aula. Pruébalo y verás: ¡te encantarán los resultados!

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll to Top