Todo sobre Plantas trepadoras y enredaderas

Las plantas trepadoras y enredaderas son tipos de plantas que nos enamoran gracias a su capacidad de convertir nuestros jardines en telones verdes, florecidos y naturales.

Las tambien llamadas «plantas escaladoras o grimpantes» se utilizan normalmente para decorar un muro, un pórtico, una pérgola, una valla o un enrejado. Su finalidad principal es decorar y añadir altura a un lecho, pero también pueden ocultar algunos elementos poco atractivos, como paredes viejas, o incluso… darnos privacidad.

¿Qué es una planta trepadora? Características

Una planta trepadora puede ser herbácea o leñosa y se caracteriza por crecer más en altura que en ancho, a través de sus ramas tipo lianas (tambien herbáceas o leñosas). La mayoría tiene un sistema de agarre (zarcillos, púas o raíces adventicias), pero algunas no pueden sostenerse por sí mismas, a estas ultimas generalmente se las llama enredaderas. Alcanzan varios metros de altura y crecen con relativa rapidez.

No tienes por qué utilizarlas solo para trepar, también pueden usarse para caer, como en las pendientes con hiedra o las plantas trepadoras en maceta para balcones o terrazas.

Tipos de trepadoras: nombres y cuidados

tipos de plantas trepadoras y enredaderas

Las plantas trepadoras son difíciles de clasificar debido a sus muchas variedades y al hecho de que cada una tiene sus propias características.

De hecho, pueden clasificarse según el tipo de crecimiento:

  • Autónomas: las que se aferran a sí mismas gracias a sus púas o espinas, pero tambien a través de las raíces aéreas, pueden incrustrarse incluso en un muro (hiedra, hortensia…)
  • Con Zarcillos: las que se enrollarán en el soporte a través de los llamados zarcillos, que son como filamentos que tienen la capacidad de aferrarse a lo que encuentren a su paso (pasiflora, clemátide…)
  • Apoyantes: las que necesitan estar sujetas al soporte, no tienen ningún sistema de agarre propio y deben ser guiadas y sostenidas. (trachelospernum, rosas…)

También pueden entrar en juego otros criterios muy diferentes, como la exposición a la luz en el jardín, la floración, el follaje decorativo, la persistencia, la fructificación, etc….

Plantas trepadoras para pleno sol

Veamos a continuación la gran cantidad de ejemplos de plantas trepadoras y enredaderas que tenemos disponibles:

Bignonia o enredadera de trompeta (campsis radicans)

Campsis

Las bignonias se sostienen por sí mismas con sus espigas y tienen un gran crecimiento (de 5 a 10 m).

El follaje es caduco y la floración es intensa durante todo el verano. Las flores parecen grandes trompetas que van del amarillo al rojo. Cuanto más cálido y soleado sea el tiempo, más abundante será la floración.

Debe podarse bastante corta al final del invierno. Cubre unos 6m2.

Buganvilla o Santa Rita (Bougainvillea)

Es un arbusto trepador originario de Sudamérica, donde se cultiva en plena tierra y puede crecer hasta 7 m. Sólo prospera a sol pleno y en regiones cálidas. Plantada en un suelo bastante ligero, florecerá todo el verano hasta las primeras heladas. Es de hoja perenne y entre los cuidados más importantes figura que debe protegerse de las heladas, 8-10°C sería lo ideal.

Nunca debe podarse demasiado severamente, ya que las flores aparecen en los brotes del año pasado. También odia el exceso de agua (pudrición, amarilleamiento del follaje). La principal cualidad de esta planta trepadora es que tiene colores muy vivos en verano.

Buganvilla - Santa Rita -Bougainvillea

Clemátide (Clematis)

clematide

Una de las plantas trepadoras más conocidas y utilizadas. Aunque es caducifolia, es muy florífera durante varios meses del verano. Los colores van del blanco al rosa, pasando por el azul y el morado. Crece hasta una altura media de unos 3 m y cubre de 2 a 4 m2. Necesita un soporte, así como lazos que la sujeten.

Debe plantarse en una posición soleada o semisoleada, pero la base de la planta debe estar protegida del sol unos 30-40 cm. Se puede plantar en un recipiente debido a su pequeño tamaño. Piensa en combinarla con otras plantas mezclándola en interiores, o incluso poniéndola con un rosal trepador.

Dipladenia (Mandevilla splendens)

Para que florezca plenamente necesita un clima suave, es decir, unos 20°C en verano y 10°C en época invernal, no sobrevive por debajo de 0°C. En estas condiciones alcanzaría los 3 m de tamaño adulto.

A esta trepadora de follaje es perenne le gusta el pleno sol del jardín si es suave. Como no tiene zarcillo, depende de ti entrenarla, ya que no es capaz de hacerlo de forma natural. Sus grandes campanillas blancas, rosas o rojas florecerán abundantemente desde fines de la primavera hasta las heladas.

En una maceta, espera que esta planta cubra sólo de 1 a 2 m2.

madevilla-dipladenia

Glicina (glicinia wisteria sinensis)

glicina cuidados wisteria

Suele caracterizarse por su vigor. Es una trepadora muy florífera y también olorosa que necesita luz solar para florecer abundantemente. Necesita un soporte sólido para poder agarrarse. Sin embargo, es capaz de enrollarse por sí sola. Las variedades existentes pueden tener entre 5 y 15 m de altura.

Las flores blancas, azules o moradas son gigantescas, miden casi 30 cm y son abundantes en primavera. Ideales en pérgolas o cenadores, serán un magnífico refugio para el verano que te mantendrá fresco.

Hay dos tipos principales de glicinia: La más cultivada es la glicinia china (Wisteria sinensis) y la otra es la glicinia japonesa (Wisteria floribunda).

Hiedra (Hedera)

Es una de las pocas plantas trepadoras perennes. Muy fácil de cultivar, ya que se adapta a todo tipo de exposición y suelo. También se utilizan como tapizantes, ya que sus raíces se aferran a todo y permiten una rápida proliferación. Puede alcanzar más de 10 m de altura.

La Hedera Helix es la especie básica utilizada para producir todos los cultivares. Sus hojas son de color verde oscuro. Esta variedad es muy resistente.

La variedad Hedera canariensis ‘Gloire de Marengo’ es muy conocida por sus grandes hojas blancas variegadas. Sin embargo, ten cuidado con las heladas fuertes, planta preferentemente a sol pleno.

La especie más resistente al frío y de crecimiento más rápido es la Hedera Hibernica o Hiedra Irlandesa. Una planta puede cubrir unos 10 m2.

Hedera-canariensis

Pasiflora o Flor de la Pasión (Passiflora)

Passiflora-Flor de la pasión

La pasiflora es originaria de África, por lo que no es muy resistente. Su follaje es perenne, y su floración es impresionante por el tamaño de los distintos elementos que componen la flor, es una de las grandes elegidas del jardín entre las plantas trepadoras con flor.

Esta trepadora florece desde finales de primavera hasta principios de invierno a pleno sol, con ejemplares que van desde el blanco, el morado, el rosa y el azul hasta el púrpura. Sus zarcillos le permiten aferrarse a su soporte y crecer hasta 5 m en campo abierto.

En climas templados, tendrás la oportunidad de tener frutos carnosos de color naranja en otoño, que son bastante comestibles.

Guisante de olor (Lathyrus odoratus)

Se encuentra entre las plantas trepadoras más floríferas, pero sólo dura un año, ya que se hiela. A menudo se compra como semilla, y puede sembrarse en primavera, en cuanto pasen las heladas. Comienza a florecer a finales de primavera hasta el comienzo del otoño.

A menudo buscada por su fragancia, esta trepadora prospera a pleno sol. No es muy difícil de cultivar y se da muy bien en macetas si es necesario.

Necesita un soporte al que se adhieran sus zarcillos. Algunas pueden crecer hasta 4 m de altura si la se siembra temprano y el suelo es rico.

Si buscas ejemplares que crezcan rápido, te recomiendo leer: plantas trepadoras de crecimiento rápido

lathyrus odoratus

Rosas trepadoras (Rosa)

Ghislaine de Féligonde

Es una planta trepadora espinosa que suele alcanzar de 2 a 3 m de altura, aunque algunas pueden llegar a los 10 m. Las rosas no tienen zarcillos ni raíces adventicias como la mayoría de las trepadoras, por lo que deben sujetarse a su soporte con regularidad.

Casi todas deben plantarse a pleno sol, aunque algunas son felices a la sombra.

La rosa ‘Ena Harkness’ es una rosa roja con flores grandes y muy perfumadas, y ‘Mme Alfred Carrière’ es una rosa antigua con flores muy abundantes de color rosa/marfil y una dulce fragancia, que se planta mejor a media sombra.

Rosales liana, rampantes o escaladores

Hay otras rosas cuyas ramas son mucho más largas y menos rígidas que las rosas trepadoras. Algunas rosas lianas pueden alcanzar hasta 10 m de altura. Casi todas estas especies son rosas antiguas con flores pequeñas.

Deben plantarse en las mismas condiciones que las demás rosas. Cubren zonas muy extensas y pueden envolverse alrededor de grandes árboles o tocones muertos para darles color u ocultarlos. Este rosal puede combinarse con otra trepadora que florezca más tarde, como la clemátide.

rosal liana

Jazmín Estrellado (Trachelospermum Jasminoides)

jazmin estrellado trachelospermum-jasminoide

También se llama falso jazmín o jazmín perenne. Es de tamaño medio, esta planta trepadora no supera los 3 m de altura. Su follaje es perenne y cambia de color en otoño, pasando del verde oscuro al rojo bronceado.

Sus pequeñas flores blancas en forma de estrella tienen una fragancia encantadora durante todo el verano. A esta planta le gusta la luz plena y prospera en lugares más bien resguardados debido a su baja rusticidad (aprox. -5°C).

Vid o Parra (Vitis vinifera)

Se conoce comúnmente como parra de uva. Esta planta trepadora se sujeta a un soporte mediante sus zarcillos. Las flores primaverales, muy pequeñas o incluso insignificantes, forman rápidamente racimos que luego se convierten en frutos blancos, amarillos, morados o negros, según la variedad.

Es resistente al frío, hasta -20ºC y es caducifolia. En las ramas del año pasado se forman racimos de uvas que darán numerosos frutos en otoño, o ya a finales de agosto en el caso de las más tempranas.

La planta puede trepar hasta 5 m de altura y necesita mucho sol para madurar sus frutos.

vid o parra

Trepadoras de media sombra

Kiwi Kolomikta (Actinidia kolomikta)

Actinidia kolomikta

Es un kiwi de follaje vistoso, que se vuelve parcialmente beige o rosa en primavera. Crece espectacularmente y puede alcanzar fácilmente los 5 m en pocos años.

Le gusta un lugar sombreado, florece a principios de verano, es de color crema y muy perfumado. Los frutos otoñales son pequeños pero comestibles. Resiste hasta unos -10°C, y aunque es una planta trepadora que perderá sus hojas en el tiempo invernal, puede cubrir unos 10 m2.

Se enrolla sola y le gusta la tierra rica y profunda.

Madreselva Lonicera japonica

La madreselva se caracteriza principalmente por su aroma. Hay muchas variedades diferentes que pueden dividirse en dos grupos: caducifolias y semiperennifolias.

Se adaptan a muchos tipos de suelo, y les gusta especialmente el sustrato fresco. Al igual que la clemátide, a esta planta le gusta tener el pie a la sombra y la cabeza al sol. Es una planta muy resistente, que alcanza unos 5 m de altura.

Debe formarse sobre un soporte, pero se enrolla fácilmente por sí sola. Florece abundantemente de fines de primavera hasta el otoño.

Madreselva-lonicera

Hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris)

Hydrangea petiolaris

Esta planta trepadora puede alcanzar de 5 a 10 m y se adapta mejor a la semisombra o incluso a la sombra.

De hoja caduca, produce sin embargo hermosos ramilletes de flores durante todo el verano.

Es capaz de agarrarse a la pared por sí sola gracias a sus pinchos, pero hay que sostenerla los primeros años, mientras sus tallos se endurecen. Causa menos daños a las paredes que la hiedra, mucho más resistente, puede soportar temperaturas de hasta -25°C.

Otras plantas trepadoras y enredaderas

Aquí tienes todas las fichas de cuidados que he escrito sobre plantas trepadoras y enredaderas. Utiliza el buscador para encontrar una rápidamente.

Cuidados de las plantas trepadoras y enredaderas

Las plantas trepadoras que compras en maceta pueden plantarse todo el año, exceptuando los tiempos de heladas o el calor intenso. Tambien es importante que observes las horas de luz solar del lugar.

Cualquiera de ellas puede ser plantada en el jardín en plena tierra, pero sólo las trepadoras de crecimiento pequeño o muy lento (clemátides y trepadoras anuales) pueden plantarse en macetas que sean como mínimo, tres veces mas grandes que el cepellón.

Si quieres profundizar, te invito a leer: Como plantar trepadoras paso a paso

La importancia de podar

La poda limita el crecimiento de la planta, pero también favorece la aparición de nuevos brotes. También recuperará su vigor, necesario para ser atractiva durante buena parte del año.

Hay dos puntos generales sobre la poda que se aplican a casi todas las trepadoras (aunque la regla correcta dependerá de la especie):

  • Una planta que florece en primavera debe podarse justo después.
  • Una planta de floración estival debe podarse al final del invierno, antes de que la vegetación empiece a crecer de nuevo.

Para saber más al respecto, echa un vistazo a Cuando y Como podar las plantas trepadoras

El mantenimiento durante el año

  • Aparte de la poda, sólo el riego sigue siendo muy importante en los periodos secos.
  • Si el suelo es pobre, añade abono orgánico para las trepadoras en plena tierra y en recipientes (preferiblemente líquido para las que están en macetas).
  • Los pulgones son las principales plagas de insectos de las trepadoras, como las clemátides, los guisantes de olor y las rosas.
  • El mildiu, una enfermedad fúngica, se desarrolla sobre todo en vides, así como en clemátides y rosales.

La protección invernal

Las plantas trepadoras resistentes, como la clemátide, la glicinia, la hiedra, las rosas, la vid, el kiwi, la madreselva y la hortensia, no necesitan ninguna protección especial épocas frías. Si algunas hojas se queman por el frío o la nieve, es necesaria una poda primaveral.

Las que son un poco más frágiles pero pueden permanecer en el exterior, como el bignone, el trachelospernum y la passiflora caerulea, deben acolcharse bien a partir de mediado de otoño. Las hojas muertas o la paja servirán. Si crees que la planta ha muerto o se ha helado durante el invierno, espera hasta finales de primavera para ver si se produce un nuevo crecimiento en la base de la planta. Si es así, recórtalo hasta el nuevo crecimiento.

En ningún caso dejes al aire libre plantas cálidas o mediterráneas en regiones donde hiele con facilidad. Ponlas en un lugar sin calefacción, idealmente entre 5 y 10ºC en un lugar luminoso.

Lectura recomendada: Cuidados de las plantas trepadoras

Más consejos para plantas trepadoras y enredaderas


Scroll al inicio