Guía completa para el cuidado de suculentas

Tal vez sólo quieras tener algunas suculentas como hobby… o tal vez tu objetivo sea cultivarlas comercialmente. Sea cual sea tu intención, querrás aprender más sobre el cuidado de suculentas.

Para ayudarte, hemos elaborado una guía completa sobre cómo cuidar con éxito las suculentas. Esta guía te ayudará a entender qué plantas pueden llamarse "suculentas". También verás los diferentes tipos de suculentas que suelen encontrarse en los viveros comerciales. Por último, hablaremos de los diferentes aspectos de su cuidado.

cuidado de suculentas-guia

Todo sobre las suculentas

Miles de especies de plantas pueden clasificarse como suculentas. Por tanto, es imposible enumerarlas todas aquí.

Sin embargo, lo que podemos hacer es clasificarlas en algunas categorías generales y a traves de eso, aprender lo mas que podamos sobre el cuidado de suculentas en general.

Además, podemos ver algunas de las suculentas más comunes que probablemente encontrarás en tu centro de jardinería local o que propagarás a medida que las cultives.

Tallos gruesos, hojas gruesas

Ejemplos de tallos y hojas gruesas.
Las suculentas almacenan agua en sus tallos, en sus hojas o en ambos, y lo hacen en forma de savia. ¡De ahí viene el nombre de suculenta!

El nombre “suculento” significa “lleno de savia” (de “succus”, que significa “savia” en latín). Antes se decía “plantas grasas”, pero estas plantas contienen savia, no grasa. Las suculentas tienen tallos regordetes u hojas gruesas que almacenan la humedad en forma de savia.

Con estas reservas de agua azucarada, pueden sobrevivir indemnes a la sequía. Algunas tienen tallos gruesos, otras tienen hojas gruesas, ¡algunas son gruesas por todas partes! ¡Pero espera que todas las suculentas sean al menos un poco gordas!

Tipos generales de suculentas

Puedes clasificar las suculentas en dos grupos principales según el lugar donde crecen en la naturaleza.

  1. Suculentas terrestres: Estas plantas crecen en diferentes tipos de suelo. Son las más comunes.
  2. Epífitas: Son plantas que crecen en los árboles. Se adaptan a crecer en nuestras casas utilizando muy poca tierra, sobre todo buscando un anclaje. También necesitan muy poca agua, probablemente menos que otras suculentas, ya que los árboles a los que se adhieren no suelen tener reservas de humedad.

Suculentas comunes

Hay miles de suculentas de varios géneros, pero algunas son especialmente populares entre los jardineros de interior. Su popularidad se debe a su aspecto único, su excelente disponibilidad y su facilidad de cuidado.

Estos son algunos géneros conocidos:

  • Aeonium
  • Echevéria
  • Kalanchoe
  • Graptopetalum
  • Haworthia
  • Crassula, planta de jade o jade

Floración de las suculentas

Mammillaria zeilmanniana en fleur.
Cultivamos la mayoría de las suculentas por su aspecto general, incluidos los tallos y el follaje y las diversas cubiertas (pelos, espinas, ceras, etc.). Sólo cultivamos algunas por sus flores. Sin embargo, ésta, Mammillaria zeilmanniana, es atractiva tanto por su aspecto general como por su floración.

La gente rara vez cultiva suculentas por sus flores, ya que la estructura de la propia planta suele ser su principal atractivo. Sin embargo, eso no significa que ninguna suculenta tenga flores increíbles que realmente destaquen.

Cuando una suculenta florece, tiene un impacto importante en la forma de cuidarla. La época de floración es muy ingeniosa para la planta. Tendrás que regar más y a veces añadir abono, entre otras cosas, durante esta temporada.

La floración, en algunos casos, significa que la vida de la suculenta está llegando a su fin, ya que muchas son monocárpicas. Por eso, cuando veas florecer una planta de este tipo, sabrás que está cerca de la muerte y podrás tomar medidas para propagarla. Si lo haces, tendrás preparados los recambios cuando llegue el momento.

Toxicidad de las suculentas

Euphorbe au latex toxique.
La planta del lápiz (Euphorbia tirucali) tiene una savia blanca tóxica.

La mayoría de los jardineros mantienen muchas de sus suculentas en el interior y probablemente tú también lo hagas, al menos durante buena parte del año. Tener una suculenta en casa significa que está cerca de los niños y las mascotas, que podrían tocarla o ingerirla. Algunas suculentas son tóxicas para las personas y los animales domésticos, mientras que otras no lo son.

El nivel de toxicidad varía de una planta a otra. Algunos géneros de suculentas contienen plantas tóxicas y no tóxicas, mientras que otros están compuestos casi exclusivamente por plantas tóxicas. El género Euphorbia es uno de los géneros populares en los que casi todas las especies son tóxicas. 

Puedes encontrar una lista de variedades tóxicas aquí: Plantas de interior tóxicas.

Resistencia al frío

Thermometer froid.

El hábitat natural de las suculentas está en las zonas áridas y semiáridas del mundo, incluidos los desiertos. Esto significa que están adaptadas a las condiciones del desierto. Necesitan poca agua y la mayoría prosperan con luz solar directa. Sin embargo, la cuestión de la resistencia al frío puede ser un poco confusa.

Las temperaturas en un desierto pueden llegar a ser muy frías por la noche, llegando a bajar de cero. Aun así, sólo se mantienen fríos durante unas horas, y luego vuelve el calor. Así que, aunque la mayoría de las suculentas pueden soportar temperaturas bajo cero durante un corto periodo de tiempo, no pueden sobrevivir sin protección durante más de unos días en condiciones invernales de congelación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que algunas suculentas disfrutan de un largo invierno e incluso florecen durante esta estación. Están adaptadas a esta condición… pero son excepciones.

Algunas crásulas, como la del dólar de plata (Crassula arborescens), entran en la categoría de plantas que crecen y florecen durante el tiempo fresco del invierno, aunque no toleran el frío extremo.

Por otro lado, muchas plantas domésticas (Sempervivum spp.) no sólo pueden sobrevivir a inviernos gélidos, sino que prosperan a temperaturas más bajas. Así, pueden cultivarse al aire libre durante todo el año.

También es el caso de algunos sedums (pero no todos) y de muy pocos cactus. Pero la mayoría de ellas tienen que mantenerse alejadas del frío durante el invierno.

Cuidado de suculentas

Une énorme euphorbe trigone en plein air.
El tártago trigonium (Euphorbia trigona) es un ejemplo de suculenta que puede llegar a ser demasiado grande para la casa.

¿Cultivar en el interior o en el exterior?

Puedes cultivar las suculentas en el interior o en el exterior, dependiendo de sus necesidades… y de algunos otros factores, como la altura que puedan alcanzar. El tártago trigonium (Euphorbia trigona), por ejemplo, puede llegar a medir más de 4 m y ser demasiado grande para vivir en una casa. Su savia tóxica y sus espinas también hacen que no sea conveniente cultivarla cerca de los niños y los animales domésticos.

Plante poisson rouge en fleurs.
Planta del pez dorado (Nematanthus sp.), llamada así por sus flores anaranjadas en forma de pez.

Puedes cultivar en casa suculentas más pequeñas y fáciles de manejar. Algunas son incluso lo suficientemente pequeñas como para mantenerlas como plantas de escritorio. Hay otras cuya morfología sugiere que pueden utilizarse como plantas colgantes para resaltar su belleza. La planta del pez dorado (Nematanthus spp.) es una de ellas. 

También encontrarás lugares que se adaptan perfectamente a las suculentas trepadoras o colgantes. 

Por tanto, es importante entender que si quieres cultivar una suculenta en el exterior, hay varios factores que debes tener en cuenta.

La primera es si vas a cultivar la suculenta en una maceta o directamente en el suelo.

Si la cultivas directamente en el suelo, tienes que saber lo bien que drena la tierra, ya que ninguna suculenta puede sobrevivir a un suelo encharcado. Plantar la planta en el suelo significa que queda fijada permanentemente en su posición. Por lo tanto, debe estar lo suficientemente adaptada para sobrevivir a las condiciones climáticas de la región durante todo el año. Cultivarla en una maceta permite trasladar la planta a un entorno más amigable si las condiciones climáticas lo requieren.

Las suculentas no son difíciles de cultivar, pero tienen un régimen de cuidados como otras plantas que hay que seguir para obtener los mejores resultados. Además, hay algunos matices de cuidado que varían de una planta a otra y que veremos aquí.

Luz y ubicación

La luz es un factor crítico para el crecimiento exitoso de cualquier planta. Todas las suculentas necesitan luz a diferentes niveles para prosperar. Ninguna crece bien en la oscuridad. ¡Mantenerla en la oscuridad es una forma eficaz de matarla!

1. Luz solar directa

Echeveria rose en plein soleil.
Muchas suculentas necesitan luz solar directa.

Algunas suculentas prefieren la luz solar directa y no crecen ni florecen sin ella. Otros no la necesitan absolutamente, pero su follaje desarrolla un cierto tono cuando se expone a la luz solar intensa. El cambio de color suele ser una señal de que la planta está sometida a cierto estrés, pero como el follaje suele ser el principal atractivo de las suculentas y el color adicional las hace aún más atractivas, pocos propietarios de plantas se quejan. Sobre todo porque exponerlas a un poco de exceso de luz realmente no les hace ningún daño a largo plazo… así que ¿por qué privarse?

Las suculentas que prosperan bajo la luz solar directa necesitan varias horas de sol para obtener los mejores resultados. Esto puede variar de 4 a 12 horas. Debido a la variación de las estaciones en diferentes partes del mundo, es posible que no puedas obtener este número de horas de luz solar durante todo el año. En estos casos, puedes utilizar luces de cultivo para complementar la luz solar.

Puedes mantener las suculentas en el exterior en verano para que aprovechen al máximo la luz del sol. Si quieres que la tuya sea una planta de interior, cuando la lleves adentro, colócala junto a una ventana del sur o del este. Estas ventanas permitirán que la luz del sol llegue directamente a la planta. Asegúrate de que las suculentas no estén a más de 30 cm de la ventana.

Además, debes asegurarte de pintar la habitación en la que tienes las plantas de color blanco o de un color claro para mejorar la reflexión. La reflexión aumenta la intensidad de la luz.

2. Luz solar indirecta

Cactus près d’une fenêtre avec des rideaux transparents.
Puedes poner una cortina para proteger a tus suculentas del sol en los días calurosos.

Algunas suculentas tienen un follaje tan delicado que no soportan la luz solar directa. La exposición directa a los rayos UV puede llegar a quemar las hojas y matará a la suculenta si no se modera. Así que estas plantas deben estar protegidas de la luz solar directa.

Para ello, construye un refugio sobre ellas si las mantienes en el exterior y aléjalas de las ventanas que permiten que les llegue la luz solar directa si las utilizas como plantas de interior. A veces basta con correr una cortina entre la suculenta y la luz directa del sol al mediodía, cuando éste es más intenso. De este modo, darás a la suculenta suficiente luz y la protegerás de los rayos UV.

Además, debería ser posible trasladar tu suculenta a un lugar con mejores condiciones de iluminación. Esto es especialmente necesario si tu localidad experimenta inviernos gélidos con días cortos que bloquean la luz durante largos periodos. No elijas suculentas que no puedan moverse en el interior en esos lugares; acabarás perdiéndolas a pesar de tus esfuerzos.

Riego

Femme arrosant un crassula.
Es importante regar con cuidado. El riego excesivo puede provocar la putrefacción de las raíces.

El riego es una de las consideraciones de mantenimiento más importantes para las suculentas. De hecho, la podredumbre de la raíz, la enfermedad más común y mortal en las suculentas, está causada por el exceso de riego. El hábitat natural de estas suculentas es invariablemente las tierras áridas y semiáridas y están adaptadas a las condiciones que se dan en estos lugares.

Dependiendo de las condiciones meteorológicas, las necesidades de agua de una planta varían de una temporada a otra. Los procesos fisiológicos que tienen lugar en la planta también determinan la cantidad de agua necesaria. Por ejemplo, una suculenta necesitará más agua en verano, ya que el calor hace que el agua se evapore.

La planta también necesita más riego durante su temporada de crecimiento y floración. Por el contrario, una suculenta inactiva en invierno apenas necesita riego. No habrá una evaporación digna de mención y la planta no utilizará el agua para los procesos fisiológicos.

Evita que se pudran las raíces no regando la suculenta hasta que haya agotado la humedad del riego anterior. ¿Cómo sabes cuándo la suculenta está lista para el siguiente riego? Es muy sencillo. ¡Haz una prueba de humedad! Introduce el dedo en el sustrato desde arriba. Ahora juzga si la tierra está húmeda o seca. No riegues la planta si todavía hay humedad en los 7,5 cm superiores del suelo. Pero riega si la tierra está seca (¡te dije que era sencillo!).

Puedes verter el agua directamente sobre la tierra si la estructura de la planta lo permite. Si la suculenta es una trepadora y oculta completamente la tierra de sus tallos y hojas, puede resultarte más cómodo sumergir la maceta en un baño de agua. Esto permitirá que la tierra de la maceta absorba el agua a través de los agujeros del fondo de la maceta.

Siempre es mejor evitar que se mojen las hojas al regar una suculenta.

Macetas y jardineras

Rempotage: cactus sans pot, pinces utilisées pour le tenir, cuillère, terreau.
Las suculentas espinosas, como este cactus, necesitan un manejo cuidadoso.

Probablemente cultivarás tu suculenta en una maceta. Las macetas mejoran el aspecto de la planta y te permiten moverla si es necesario. El tamaño de maceta adecuado para una planta depende del tamaño de la planta y de otros factores, como el sistema radicular.

Es posible que tengas que cambiar la maceta de tu planta de vez en cuando. La frecuencia con la que debes trasplantar una suculenta depende de la rapidez con la que crezca. Algunas plantas de crecimiento lento apenas necesitan ser replantadas, mientras que otras pueden necesitarlo cada dos años.

Al trasplantar, amplía la maceta al menos un 10% para dejar espacio al crecimiento de las raíces. Una maceta para suculentas debe tener suficientes agujeros de drenaje para que el exceso de agua salga bien cuando se riegue. También ayuda que la maceta tenga paredes permeables que permitan el paso del aire a través de las paredes laterales y hacia la tierra. Teniendo en cuenta todos estos factores, una maceta de barro sin esmaltar es probablemente la mejor opción para cultivar suculentas.

Dicho esto, puedes hacer macetas para suculentas de casi cualquier material: roca, metal, madera, porcelana, etc. Sólo tienes que elegir una que facilite el crecimiento de tu suculenta y realce su belleza.

Suelo

Terreau de culture pour cactus et succulentes.
Puedes utilizar una mezcla comercial diseñada para suculentas y cactus.

Se puede resumir el tipo de suelo adecuado para una suculenta en una palabra: bien drenado. Este es un elemento básico del cuidado de las suculentas. La permeabilidad del suelo es un catalizador esencial para el riego. Puede haber una ligera variación en la permeabilidad ideal del suelo de una suculenta a otra. Sin embargo, el suelo debe contener siempre una mezcla de aproximadamente un 50% de tierra limosa y un 50% de tierra arenosa.

Puedes comprar un sustrato preparado comercialmente (tierra para macetas) diseñado para las suculentas, probablemente hecho de tierra arcillosa, piedra pómez o cáscaras de coco molidas. Un sustrato de esta naturaleza no se encharca. El sustrato en el que plantes tu suculenta también debe contener suficientes nutrientes para mantenerla en buen estado.

En última instancia, depende de ti encontrar la mezcla de tierra para macetas en la que tu suculenta crezca mejor, y a veces hace falta un poco de experimentación. La mayoría de las suculentas se sienten cómodas con la tierra ordinaria para macetas, pero algunas prefieren un poco más de humus.

Fertilizantes

Engrais pour cactus et succulentes.
Cualquier abono diluido multiuso o para suculentas servirá.

Algunas suculentas necesitan una fertilización extra durante los periodos fisiológicamente intensos. Estos periodos incluyen el periodo de floración y el de crecimiento. La mayoría sólo necesitará abono después de una o dos temporadas en el mismo sustrato. Sólo entonces se agotará la fertilidad del suelo.

Los expertos suelen recomendar el abono líquido, diluido a la mitad, ya que el abono concentrado puede acumularse hasta niveles perjudiciales como sales químicas en el suelo. Además, nunca debes añadir abono a la tierra durante la época de reposo de la planta. La planta no puede utilizar abono durante esta temporada, y las sales químicas se acumulan y pueden dañar fácilmente el sistema radicular de la suculenta. 

Multiplicación de plantas suculentas

Hay varias formas de propagar las suculentas, entre ellas

  • Semillas
  • Esquejes del tallo
  • Esquejes de hoja
  • Trasplante aéreo
  • División por grupos

Algunas suculentas pueden propagarse por todos estos métodos, mientras que otras sólo pueden propagarse por algunos. De estos métodos, la propagación por semilla, esquejes de tallo y división son los más comunes.

1. Propagación por semilla

Semis de cactus saguaro.
¡Estas diminutas plántulas son cactus saguaro bebé que pueden crecer hasta más de 12 metros de altura cuando maduran!

Para tener éxito en esta tarea, asegúrate de que tienes semillas de calidad de proveedores de confianza. Siembra las semillas a poca profundidad en un suelo húmedo y bien drenado.

Es preferible un recipiente poco profundo. Mantén la bandeja en una zona bien iluminada, pero alejada de la luz solar directa. La tierra de la maceta debe mantenerse húmeda.

El tiempo necesario para que tus semillas germinen varía de una especie a otra.

2. Propagación por esquejes

Bouture d’echevéria que l’on insère dans un pot de terreau.
Esquejes de arqueas insertados en una maceta.

Materiales necesarios:

  1. Cuchillo afilado u otra herramienta de corte
  2. Alcohol de quemar o alcohol metílico
  3. Maceta con agujeros de drenaje
  4. Tierra para macetas de suculentas, comprada o preparada por ti
  5. Hormona de enraizamiento

Pasos

  1. Esteriliza la herramienta de corte con alcohol metílico o alcohol de quemar para evitar infectar la planta madre y el esqueje con enfermedades.
  2. Elige una planta madre adecuada. Debe tener un aspecto saludable. Corta un tallo de la parte que parezca más madura y sana.
  3. Retira las hojas de la parte inferior del esqueje para liberar algo de tallo desnudo. A veces esto deja el esqueje sin hojas… ¡pero no pasa nada!
  4. Deja que el corte forme un callo durante unos tres días. Mantenlo a la sombra en este momento.
  5. Aplica una hormona de enraizamiento a la parte del esqueje que se introducirá en el suelo.
  6. Vierte el sustrato preparado en el recipiente.
  7. Introduce el corte en el sustrato. Al principio, mantenlo a la luz sin que le dé el sol directamente. La tierra debe permanecer húmeda.
  8. El esqueje suele enraizar en 1 ó 2 meses, según el entorno y la especie.
  9. Después de enraizar el esqueje, lleva a cabo el mantenimiento normal para esta especie.

3. División de los grupos

Une plante mère en pot, une plante fille en pot et une plante fille hors pot, montrant ses racines nues.
Puedes separar fácilmente las divisiones de la planta madre y replantarlas individualmente. Ya tienen raíces y, por tanto, ¡están listas para ser plantadas en maceta!

Algunas suculentas, especialmente las variedades monocárpicas, producen divisiones para asegurar la supervivencia de la especie. Las divisiones (pequeñas plantas) se forman a partir del sistema radicular y aparecen en la parte superior del suelo.

Este es el método más sencillo de propagación, ya que la división ya tiene raíces. Lo único que tienes que hacer es separar la división de la planta principal con una herramienta limpia y afilada y plantarla en su propia maceta.

Poda de Plantas Suculentas

Echevéria portant beaucoup de rejets sur des stolons.
A esta Echeveria (Echeveria prolifica) le vendría bien una poda.

La poda puede ayudar a mantener tu suculenta sana y hermosa. La frecuencia e intensidad de la poda de tu suculenta depende de la planta. Algunas, como las enormes euforbias, pueden volver a crecer incluso después de una poda severa que haya eliminado más del 50% de sus ramas.

Para mantener sanas las suculentas más pequeñas, como las crasas, basta con retirar las hojas y ramas moribundas o secas. En raras ocasiones puede ser necesario eliminar una o dos ramas sanas para permitir una mejor circulación del aire.

Control de plagas y enfermedades

Un elemento del mantenimiento de las suculentas es controlar a sus enemigos. Las cochinillas algodonosas, la cochinilla de caparazon, los pulgones y las babosas son plagas habituales de las suculentas, pero no todas atacan a las mismas plantas. Lo mejor es proteger las suculentas de la infestación inicial, pero afortunadamente hay formas de tratarlas si están infestadas.

La prevención

  1. Mantener las plantas sanas: Las suculentas fuertes y sanas pueden repeler naturalmente las plagas.
  2. Poda la planta: Las hojas caídas son el escondite favorito de los insectos: se alojan y crían en ellas, sobre todo cuando hay humedad.
  3. Mantén la planta seca: Cuando riegues tu planta, dirige siempre el agua hacia el sustrato.
  4. Considera el uso de plaguicidas de uso doméstico: Siempre es un poco molesto aplicar plaguicidas tóxicos en una casa o incluso en el trabajo. Por eso es tranquilizador saber que hay plaguicidas suaves que actúan sin envenenar la planta y su entorno, especialmente entre los plaguicidas orgánicos. 

El tratamiento

Femme pulvérisant un echevéria.
Normalmente, no se recomienda rociar una planta suculenta, pero cuando es atacada por un insecto o una enfermedad, ¡es una regla que tal vez tengas que romper!

Una forma de tratar una planta enferma es rociar con jabón las partes afectadas. Puedes utilizar jabón puro mezclado con agua a razón de 15 ml por litro… o simplemente comprar jabón insecticida (que es, de hecho, jabón puro) y seguir las instrucciones.

Ten cuidado con los jabones lavavajillas, incluso los ecológicos, ya que suelen contener compuestos tóxicos para las plantas. El jabón irrita a los insectos y ayuda a desalojarlos de la planta. También puedes utilizar los siguientes pesticidas a base de hierbas.

  1. Aceite de neem: A diferencia de otros pesticidas de la lista, el aceite de neem es un pesticida sistémico. El aceite de neem, un producto ecológico, se obtiene del árbol de neem (Azadirachta indica), un árbol tropical.
  2. Spray de pimiento picante: El pimiento picante es bastante irritante cuando entra en contacto con la piel y los ojos… ¡y tiene el mismo efecto sobre los insectos que infestan tus suculentas! Suele combinarse con un jabón insecticida para obtener los mejores resultados.
  3. Ajo en spray: Un spray de ajo concentrado puede tener el mismo efecto sobre los insectos que un spray de pimiento picante. Aquí tienes una receta: Repelente de insectos casero a base de ajo.

Problemas comunes de las plantas suculentas y posibles soluciones

  1. Hojas amarillas: puede indicar una falta de nutrientes importantes en el suelo o una falta de luz solar.
  2. Hojas encogidas: normalmente causadas por la infestación de plagas o por la luz solar directa.
  3. Manchas marrones/blancas: Indican que la planta ha estado expuesta a demasiado sol. La exposición a demasiado frío también puede causar estas manchas.
  4. Los tallos se vuelven marrones y húmedos en la base cuando la podredumbre de la raíz se ha extendido al tallo. Normalmente es imposible salvar una suculenta cuando esto ocurre.
  5. Marchitez: La marchitez tiene muchas causas posibles, como la falta de agua, las plagas, las enfermedades y la luz solar directa. Averigua el problema exacto y corrígelo.
  6. Plantas etioladas: Las plantas con tallos largos y delgados y hojas pálidas (marchitas o ” alargaas”) suelen ser el resultado de la falta de luz solar. Es probable que la planta se vuelva anormalmente alta y delgada al intentar alcanzar la luz.

Conclusión

Las suculentas son relativamente fáciles de cuidar. Aunque cada una es diferente, algunas prácticas de cuidado son casi universales y las hemos enumerado.

Lo más importante es recordar que una luz adecuada combinada con una buena tierra para macetas siguen siendo los factores más importantes para el éxito. Así que proporciona a tus suculentas la cantidad adecuada de luz y riégalas correctamente y deberías tener un gran éxito con todas las variedades.

cuidado de suculentas

Suscríbete a mi Newsletter

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba